Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este miércoles 29 de mayo
El entrenamiento de Taylor Swift para aguantar tres horas de concierto y no tener ni un gramo de grasa

El entrenamiento de Taylor Swift para aguantar tres horas de concierto y no tener ni un gramo de grasa

Swift es una de las alumnas de Simone de la Rue y tiene un método infalible para conseguir estar en plena forma

Óscar B. de Otálora

Miércoles, 28 de febrero 2024, 18:03

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Ser 'swiftie' puede ser algo complicado, pero lo interesante es que resuelve un montón de cosas complicadas de la vida. Los 'swifties' o 'swiftiers' son los nombres por los que se conoce a los seguidores fanáticos de Taylor Swift, la cantante que domina el mundo musical de esta década y cuyo poder sobre amplias cuestiones sociales es demoledor. Para sus adoradores, cada letra de los álbumes de la artista es 'swifteratura' y una solución a inquietudes de todo tipo. Además, la joven ha acumulado una fortuna que supera los 1.100 millones de dólares y se espera que su gira mundial -'The Eras tour'-, genere 5.000 millones de ingresos a la economía estadounidense. El partido Republicano estadounidense perdió los nervios hace dos semanas cuando se especuló con la posibilidad de que Swift apoyase a Joe Biden contra Trump en las elecciones norteamericanas, como ya hizo en 2020. Swift domina el mundo.

Y el mundo de Taylor Swift ha llegado también al fitness. Son miles los seguidores, o simplemente amantes de nuevas sensaciones, que han creado los retos deportivos basados en emular los entrenamientos que practica la cantante para preparar sus conciertos. No es un reto asumible. Para empezar, en el 'April's fools day' -el día de los inocentes norteamericano que se celebra el 1 de abril- la cantante difundió un vídeo en el que se le veía saliendo despedida de una cinta de correr e impactando con violencia contra el suelo de su gimnasio. Se trata de un montaje, pero advierte de los riesgos a los que se va a someter quien quiera imitarla.

Taylor Swift en la cinta de correr.
Taylor Swift en la cinta de correr.

La clave del entrenamiento de la cantante para aguantar sus tres horas de concierto y tener un cuerpo sin un átomo de grasa son las tres horas que pasa al día en la cinta de correr. No significa que durante todo ese tiempo Swift esté dando zancadas como un maratoniano. Según ella misma ha explicado, su rutina consiste en ponerse todas las canciones que interpreta en la gira -44 en total, aunque puede variar- y no parar hasta que ha cantado todas ellas mientras se desplaza por la máquina deportiva. La intensidad de sus movimientos está vinculada a la melodía de las canciones. En aquellas que son más dinámicas, Swift corre, mientras que en las lentas se limita a andar.

Entreno 'light'

Los 'swifties' que han querido imitar a su heroína han reconocido que esas tres horas de ejercicio son un problema. No solo porque hay que disponer de todo ese tiempo al día para practicar esa forma de deporte. También porque puede llegar a ser agotador para realizarlo jornada tras jornada. Así que han inventado una fórmula más asimilable. Esta forma de entrenar a lo 'Taylor Swift' pero sin alcanzar sus límites implica elaborar personalmente una lista de canciones más corta -entre 10 y 20 temas- y copiar su alternancia de ritmos rápidos con lentos durante 45 minutos, sin bajarse de la cinta de correr. Cantar las canciones en voz alta mientras se suda depende del público y la falta de pudor de cada practicante, en el caso de que se realice en un gimnasio saturado de gente.

Este trabajo aeróbico de intensidad media y con cambios de ritmo, un tipo de deporte que ahora todos los entrenadores consideran beneficioso, no es la única actividad que lleva a cabo la cantante. La artista también es una asidua del gimnasio de Simone de la Rue, una exbailarina clásica australiana que se ha convertido en una gurú, con bastante dosis de pijismo, del fitness norteamericano. Para entender lo que supone en la 'fitnessfera' la entrenadora de Swift hay que quedarse con una palabra: 'Revenge body' o, en castellano, 'el cuerpo de la venganza'.

Este término se acuñó para referirse a la persona que, tras una ruptura sentimental, decide entrenar para conseguir un cuerpo escultural que haga que la persona que ha abandonado se arrepienta de no seguir con su ella. La venganza es ese deseo inalcanzable. Este rencoroso concepto del 'revenge body' se extendió a los 'patitos feos', personas sin dotes especiales y que ponen todas sus esperanzas de sobresalir en la exhibición de músculos y curvas. El prototipo de éxito de esta forma de pensar fue Kloe Kardashian, la componente más gris de la televisiva familia norteamericana. Tras divorciarse del jugador de la NBA Lamar Odom -un politoxicómano y adicto al sexo que llegó a recalar durante unos meses en el 'Baskonia', el equipo de baloncesto de Vitoria, antes de sufrir una sobredosis en un hotel de Las Vegas-, Kloe Kardashian creó el reality 'Revenge body' e invitó a Simone de la Rue a explicar cómo hacer deporte para ponerse en forma y así ajustar cuentas con el pasado.

Simone de la Rue.
Simone de la Rue.

Swift es una de las alumnas de Simone de la Rue, a donde acude para completar sus carreras sobre la cinta con algo más de entrenamiento físico. El método inventado por la bailarina es una mezcla de pilates, baile y ejercicios de bajo impacto. Se practica en un gimnasio solo para mujeres en el que la cuota mensual es de 375 dólares pero se puede seguir online por menos de lo que cuesta un libro.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios