Fotolia

Feliz cumpleaños por 'streaming'

La cuarentena obliga a reinventar la forma de celebrar los aniversarios

Elena Martín López
ELENA MARTÍN LÓPEZ Madrid

El cumpleaños es una fecha especial, de esas que suelen marcarse en el calendario y que, en general, nos gusta celebrar con nuestros seres queridos. Por eso, y porque los españoles no somos de perdernos una fiesta, el confinamiento nos ha llevado a darle al coco y reinventar la forma en la que celebramos los aniversarios y nos hacemos regalos. Los recursos más utilizados son las felicitaciones online, las videoconferencias en grupo y los regalos a domicilio, pero los cumpleañeros coinciden en lo mismo: echan de menos el contacto físico.

Hasta que podamos abrazarnos, sin embargo, hay que seguirtirando de imaginación o, si se prefiere, de iniciativas como la de #Yonomequedosincumple, una plataforma fundada por Raquel Gaitero e impulsado por la agencia Amor de Madre, que organiza cumpleaños virtuales para niños de entre dos y catorce años. «A través de una sala de videoconferencia que nosotros controlamos, ofrecemos distintas actividades como: espectáculos de magia, cuentacuentos, entrenamientos de fútbol con un exjugador del Real Madrid, talleres de inglés, conciertos. Todos ellos realizados por maestros de ceremonias profesionales y autónomos, con el fin de dar también recursos a los artistas, que ahora mismo están parados», explica la empresaria.

Además, ofrecen mandar invitaciones personalizadas (máximo 50) a través de Whatsapp y pedir a domicilio los regalos, la tarta o las velas. «Los regalos están pensados para el confinamiento (juegos de mesa, de madera, libros); mientras que las tartas, de momento, solo se envían a Madrid por falta de recursos», añade. El precio de las actividades oscila entre los 70 y los 150 euros, el de los regalos, entre los 10 y los 40; y el de las invitaciones, entre los 3 y los 15. «Depende del grado de personalización».

La iniciativa se puso en marcha el pasado 7 de abril y ha tenido muy buena acogida entre los padres. Por su parte, la mayoría de los entrevistados en este reportaje ya planea cómo volver a festejar otra vez su cumpleaños cuando acabe la cuarentena.

Historias de cumpleaños

5 años

Blanca

No cumple los cinco años hasta el próximo 29 de abril, pero Blanca ya está concienciada de que su cumpleaños lo pasará, con total probabilidad, en cuarentena. Se lo ha explicado su madre, Ione, que está decidida a que su hija pase un día muy especial, aunque sea en casa. Ella planea convertir el piso en el palacio de Aladdín, «para que Blanca se sienta como Yasmine, su princesa favorita de Disney». Por eso, el día de su cumpleaños, la llevará, junto con su otra hija, en una 'alfombra mágica' desde la habitación hasta el salón mientras cantan 'Un mundo ideal'. También prepararán una tarta casera temática y están recopilando felicitaciones para montar un vídeo. Por último, convocarán a los vecinos para cantarle el 'Cumpleaños feliz' desde los balcones. «Me he dado cuenta de que no hacen falta grandes lujos para organizar un cumpleaños especial», afirma.

31 años

Alicia

Alicia vive en Madrid, en un piso pequeño, sin terraza ni balcón. El día 15 de marzo se mudaba con su pareja, con quien vive actualmente, a un piso más grande y con patio. Era en ese patio donde pensaba celebrar su cumpleaños este 2020, pero tras decretarse el estado de alarma, eso no llegó a pasar. «Este año iba a ser el primero sin mi padre (falleció hace unos meses), algo que para mi ya conllevaba una gran tristeza. Lo que no me imaginaba es que también lo sería sin el resto de mi familia», expresa. La situación no acompañaba y su estado de ánimo tampoco, por eso, el 31 de marzo no salió de la cama hasta la hora de la merienda. Aun así, la tarde mejoró. «Recibí varias videollamadas de familiares y amigas. Todas acabaron con lágrimas de emoción, risas, ¡e incluso vino! Y, aunque no lo estuvieran, sentí a mi gente muy cerca», afirma.

39 años

Unai

Periodista y actor, Unai lleva el humor en la sangre, y con humor se tomó que su cumpleaños cayese en pleno estado de alarma. Fue el pasado 7 de abril y cumplió 39 años. «Soy un casi cuarentón en cuarentena», bromea. Aunque le pareció «un rollo terrible» tener que pasarlo solo en casa, reconoce que, incluso confinado, las muestras de cariño que recibió le han hecho sentirse «súper querido» y «muy afortunado» de tener los amigos que tiene. Ellos fueron quienes le prepararon varios vídeos con felicitaciones, en los que aparecían tanto familiares y amigos como gente que no se esperaba. «Fue como si me hubieran montado una fiesta sorpresa», expresa. «Para mí ha sido una inyección de adrenalina y me siento ahora muy vivo y fuerte para superar los próximos días. Cuando acabe todo esto pienso celebrarlo con todos ellos».

56 años

Jaime

Treinta y cinco amigos y familiares fueron los que aparecieron en el vídeo de felicitación de Jaime, que cumplió años el pasado 6 de abril, un regalo que le hizo especial ilusión. «Todo el mundo se ha volcado y ha sido muy especial», expresa.

Normalmente lo celebra con una comida familiar en algún restaurante, pero este año fue imposible. Por eso, su mujer, Gloria, se las ingenió para organizarle algo especial. «A mi nunca se me hubiera ocurrido preparar un vídeo como regalo de cumpleaños», reconoce ella, «porque al final siempre piensas que como lo vas a celebrar y te vas a ver, para qué vas a pedir a la gente que grabe una felicitación, pero ha sido precioso, tanto porque ha suplido la ausencia de los seres queridos como por el recuerdo y porque siento que esta situación está haciendo que tengamos más muestras de cariño».

59 años

Belén

A Belén lo que menos le ha gustado de pasar su cumpleaños confinada ha sido perderse los achuchones y los tirones de orejas. «Un cumpleaños sin un tirón de orejas no es un verdadero cumpleaños», afirma, y tiene claro que repetirá la celebración cuando salga del confinamiento.

La primera fue el día 6 de abril y la pasó con su madre, que tiene 89 años y vive con ella en Bilbao. Además hizo un pote virtual con su cuadrilla, o «telepote», como lo llama ella, y estuvo al teléfono todo el día. «No ha sido un mal cumple, solo diferente, pero no quiero que se repita en esta situación», expresa. «He echado en falta el contacto físico». Aun así, le ha sacado el lado positivo. «Lo bueno de esto es que tenemos más tiempo para hablar, disponemos de más tiempo para los demás y para nosotros mismos y deseamos las cosas con un poco más de corazón».

84 años

Carmina

Carmina tiene cuatro hijos, nueve nietos y un biznieto, pero este 29 de marzo, día de su cumpleaños, lo pasó sola: el primero que celebra así en sus 84 años. Su marido falleció hace dos y tampoco pudo acompañarla. «Fue un día triste y alegre», expresa, «lo pasé con mis recuerdos, pero también recibí muchas felicitaciones». Entre ellas, una por videoconferencia con todos sus familiares. «No sé cómo lo hicieron, pero al final pude verles a todos a través del móvil y estuvimos hablando un buen rato», cuenta. También ese día comenzó un diario, donde escribe sobre la cuarentena y sobre tiempos pasados.

Este mes, además, se acuerda mucho de su cuñada, que falleció hace unos días por coronavirus y que también celebró su aniversario sola. «Estaba en una residencia, pero no pudo salir de su habitación». Cumplió 93 años.