Borrar
Recogiendo ciruelas en las Vegas Bajas del Guadiana, cerca de Puebla de la Calzada. Brígido
«Me tendrían que ofrecer un sueldo muy alto para dejar el trabajo en el campo»

«Me tendrían que ofrecer un sueldo muy alto para dejar el trabajo en el campo»

Los sin verano ·

Juan Gabriel Nogales, temporero extremeño

Celestino J. Vinagre

Viernes, 31 de julio 2020

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

No ha salido el sol y Juan Gabriel Nogales Ramos, de 38 años, se ajusta los guantes, coge la cuba y echa mano a las ciruelas que salpican los frutales. Son las siete menos cuarto de la mañana en las Vegas Bajas del Guadiana, en el municipio de Valdelacalzada (2.700 vecinos censados, a medio camino entre Mérida y Badajoz). Padre de una niña de 9 años, es uno de los aproximadamente 40.000 temporeros que este verano cosechan fruta en Extremadura, una de las potencias nacionales del sector y, en el caso concreto de la ciruela, la principal productora de Europa.

- ¿Cómo afronta la recolección?

- Bien. Llevo varios años trabajando con esta gente. En realidad, no solo trabajo el verano para recoger la fruta. Lo hago durante buena parte del año, porque antes de la recolección llega la poda y el entresaque, tareas que también dan trabajo.

- ¿Es un verano diferente?

- No hay mucha diferencia. Cuando llega el calor, no puedes seguir tantas horas en el campo y ya está.

- Me refería a la pandemia.

- Ahora ya la situación es más parecida a la de siempre. Hace unos meses, es cierto, las medidas eran más restrictivas para trabajar en el campo. Empezamos a hacerlo con mascarillas, más separados. Ahora ya se trabaja como otros años, porque no somos demasiados (la cuadrilla alcanza unos ocho integrantes) y hay mucha parcela. Quizás en las centrales hortofrutícolas es donde se nota más el cambio, porque allí se juntan muchos.

- ¿Lleva toda su vida laboral dedicando los veranos a faenar en el campo?

- No. A esto me dedico de continuo desde hace seis años.

- Antes, ¿qué hacía?

- En la construcción. Estuve en Madrid diez años. Pero tuve un accidente que me impide trabajar actualmente en ese sector, aunque no recoger fruta.

- Eso de trabajar en verano en las tórridas Vegas del Guadiana, mientras el común descansa en la playa o la montaña...

- Bueno... La cosecha la terminamos sobre principios de agosto, y ahí tenemos unas dos semanas de parón hasta que volvemos a preparar las parcelas para la próxima campaña. Aprovecho esos días para desconectar. Este año, por cómo está la situación, no iré a la playa. Otros veranos iba a Huelva o Valencia, donde tengo familia. Pero este voy a tirar para el norte, para la montaña leonesa, a conocer otras cosas. Ganar menos, vivir mejor

- Casi todos los veranos se habla de la dificultad de encontrar temporeros para la fruta. Temporeros nacionales, me refiero. ¿Cómo ha ido este año?

- Yo no he tenido problemas para encontrar trabajo, pero no te creas que este año es más fácil. Algunos dijeron hace unas semanas que, como hay muchos ERTE y bastantes personas se han quedado sin empleo en la hostelería, todos iban a ir al campo a trabajar en verano... No te creas. Aquí ya tenemos una cuadrilla más o menos hecha de otras temporadas y no hay dificultades, pero en otras explotaciones no tienen garantizado disponer de jornaleros para recoger la fruta en los momentos de mayor demanda de mano de obra.

- Temporero de la fruta en Extremadura bajo un sol de justicia. ¿Muy duro, no?

- Cuando dan las doce del mediodía no se puede trabajar aquí. Entre el bochorno, el sol... Más de seis horas no podemos estar cogiendo frutas en julio o agosto. Algún día, si no has descansado bien por la noche, te puedes sentir mal. Hay que hidratarse mucho.

- ¿Compensa?

- Esto es como todos los trabajos. Desde mi punto de vista, se puede ahora que ha mejorado el sueldo, gracias a la subida del Salario Mínimo Interprofesional. Al precio que se ha puesto, hoy sí se puede vivir de los jornales que da el campo en verano, aunque tengamos menos horas de faena por culpa del tiempo. En invierno y en primavera se echan más horas con la poda y el entresaque, y se compensa lo que no puedas hacer en verano.

- ¿Se plantearía dejar el campo por otra actividad?

- Tendría que ser con un sueldo mucho más alto, y ya se verían también otras cosas. Aquí se gana mucho menos que en Madrid, por poner un ejemplo, pero se vive mejor; hay más amabilidad con tus compañeros, estás en tu pueblo...

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios