Compre bolsas reutilizables, pero úselas

Si no las utiliza un mínimo de veces, el daño al medio ambiente será mayor que el que genera una tradicional de plástico

Carmen Barreiro
CARMEN BARREIRO

Cuando va a hacer la compra ¿es de los que lleva carrito, una bolsa de poliéster de esas que se guardan en el bolso o el bolsillo de la chaqueta hechas un gurruño o directamente compra la clásica de plástico que le venden en el supermercado cuando no lleva ninguna? Estas últimas son muy dañinas para el medioambiente, puesto que su uso es muy reducido, de apenas un cuarto de hora, son difíciles de reciclar y permanecen mucho tiempo en la naturaleza. «Ahora bien, de poco sirve buscar una alternativa más ecológica tipo una bolsa de algodón, yute, prolipopileno o poliéster si no se usa un mínimo de veces», advierten en la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que acaba de publicar un estudio en el que se analiza el impacto medioambiental de 96 tipo de bolsas.

En este sentido, destacan que la mejor opción para reutilizar es la bolsa de poliéster. «Aunque no es la más resistente, está diseñada para múltiples usos. Si además se reutiliza, tiene un menor impacto ambiental que la tradiconal de plástico en todas las categorías. Eso sí, mucho mejor si está hecha con materiales reciclables y las asas son de nilón», especifican en la OCU.

PASO A PASO

  • Cuantas menos, mejor, «No coja bolsas para la fruta o la verdura si no es imprescindible», aconsejan en la OCU.

  • Reutilice al máximo la que tenga. Sea la que sea. El impacto siempre será menor que comprar una nueva, aunque sea más sostenible.

  • Use un trapo húmedo para limpiar las bolsas reutilizables. «No la meta en la lavadora ni la lave a mano porque se pueden liberar al agua microplásticos».

  • LLeve siempre a mano una bolsa de poliéster reutilizable. Los expertos entienden que es la mejor opción para compras imprevistas.

  • Las de plástico, al contenedor amarillo. Si son compostables van al de orgánicos.

  • El carrito de la compra es la opción más sostenible Ahora bien, tiene que usarlo de forma continuada para compensar el impacto ambiental de su fabricación.

  • El 89% de las bolsas de plástico que se utilizan para llevar la compra solo se usan una vez

  • Entre 12 y 25 minutos es la vida media de una bolsa de plástico, lo que se tarda en llegar del supermercado a casa.

  • 500 años es el tiempo que tardan en descomponerse del todo.

Si lo que busca es una bolsa muy resistente y respetuosa con el medio ambiente, las de polipropileno son la mejor alternativa. «Con solo cuatro usos ya contaminan menos que las de plástico. Y si es reciclada, ya compensa con tres». El socorrido carrito, por ejemplo, es una muy buena opción para ir a la compra «siempre y cuando se utilice durante al menos siete años o más de 743 veces». El estudio se refiere, evidentemente, desde el punto de vista del impacto ambiental. Las ventajas de repecto a la capacidad y facilidad de transporte son incuestionables.

Ojo con los tintes

El informe realizado por la OCU sostiene que «no hay una sola bolsa de la compra que no genere un impacto en el medioambiente», pero insiste en que «sí hay opciones más sostenibles que otras. Existen grandes diferencias según el diseño y los materiales empleados en su fabricación». Por ejemplo, poner en la típica bolsa de poliéster de la fruta un cordón coloreado como cierre «multiplica por diez el impacto ambiental que tendría un cordón sin colorear».

Mezclar materiales tampoco resulta demasiado sostenible. «Cuando se añade plástico y cola aumenta el impacto ambiental de la fase de fabricación y se complica enormemente el reciclado», especifican en la OCU. Las bolsas de la compra con grandes superficies impresas o muchas partes teñidas con colores fuertes le hacen un flaco favor al medio ambiente, puesto que «las tintas aumentan mucho su impacto ambiental».