GONZALO DE LAS HERAS

Cómo 'camperizar' una furgoneta

Los expertos aconsejan empezar por una batería auxiliar, enchufes y calefacción. Después se le puede añadir suelo, una plataforma con colchón, techo elevable... Eso sí, prepara el bolsillo. Disponer de todo el equipamiento de una autocaravana en un vehículo compacto supera los 20.000 euros

Carmen Barreiro / GONZALO DE LAS HERAS
CARMEN BARREIRO / GONZALO DE LAS HERAS

Desde hace un par de años, viajar en furgoneta camperizada está más de moda que nunca. Tanto que los talleres especializados ya advierten a sus clientes que los plazos de espera pueden superar el año en algunos casos. «Al final, la ventaja de una furgoneta camper es que se puede usar entre semana como un vehículo de diario y el fin de semana o vacaciones como vehículo de ocio frente a las gran volumen o las autocaravanas. Son más cómodas, pero no se pueden usar a diario. Es decir, te obligan a contar con otro vehículo», explica Jorge Lampreave, director comercial de Campertek, empresa especializada en la camperización de todo tipo de furgonetas y taller oficial de la marca Renault. Si estás pensando en iniciarte en la vida camper, sigue estos consejos.

Las Volkswagen suelen gustar más desde el punto de vista estético, pero hay que tener en cuenta que tienen algo menos de espacio en el interior. En este sentido, furgonetas como la Ford Transit Custom, Renault Trafic o Fiat Talento, al ser algo más cuadradas, disponen de mayor amplitud.

Es recomendable que tenga cableado de adaptación (se denomina CABADP en Renault) y sin salida de calefacción en el suelo entre las plazas de piloto y copiloto.

La motorización y el resto de equipamiento no afecta a la 'camperización' posterior.

La batería auxiliar y la calefacción son los dos puntos básicos por los que se empieza.

Los precios en el techo elevable y los asientos-cama sobre raíles incluyen los trámites de homologación exigidos por la ITV. El resto, consultar. Toda instalación fija dentro del vehículo (techo, mobiliario, batería auxiliar...) tiene que estar anotada en la ficha técnica del vehículo acompañada por un certificado de taller.

Se paga por cada trámite, pero se pueden homologar varios elementos a la vez para que salga más rentable.