Aplique esta fórmula y sabrá si le compensa arreglar la lavadora o comprar una nueva

«Nos quejamos mucho del hiperconsumismo y de la mala calidad de los servicios de reparación, pero a la hora de la verdad hacemos muy poco por alargar la vida de los aparatos que ya tenemos en casa»

Carmen Barreiro
CARMEN BARREIRO

Vamos a plantearle una serie de situaciones cotidianas relacionadas con los electrodomésticos que más se utilizan en los hogares. Pongamos que se le acaba de estropear la lavadora que compró hace unos cuantos años. ¿Qué hace? ¿Llama a un técnico para intentar arreglarla o directamente compra una nueva? Imagine ahora que es el lavavajillas el que se 'muere' o que su móvil ya no le permite almacenar más fotos por falta de espacio. Piense en su televisión. Todavía funciona, pero no es compatible con las aplicaciones que tanto se usan ahora. ¿Qué haría en estos casos? ¿Reparar? ¿Cambiar? ¿Agotar la vida la útil del aparato?

Un estudio realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) para conocer las causas por las que ciudadanos de diferentes perfiles (jóvenes, familias con hijos, solteros, personas mayores...) habían sustituido al menos uno de estos cuatro aparatos (lavadoras, aspiradora, móvil y televisión) en los últimos seis meses, revela que, aunque los motivos variaban en función del perfil del consumidor, casi todos coincidieron en una cosa: prefirieron comprar una aparato nuevo antes que reparar el que se había estropeado o se había quedado anticuado. ¿Por qué? En la mayoría de los casos, el argumento usado para justificar la sustitución del electrodoméstico en cuestión era el alto precio de la reparación.

«Los españoles nos quejamos mucho del hiperconsumismo, de los fabricantes que diseñan productos con obsolescencia programada –acortar la vida últil de los aparatos por diferentes causas– y de la mala calidad de los servicios de reparación, pero a la hora de la verdad hacemos muy poco por alargar la vida de los aparatos que ya tenemos en casa. Unas veces porque nos puede el deseo de tener lo último en tecnología y otras porque damos por hecho que su reparación no nos compensa», explica la portavoz de la OCU, Ileana Izverniceanu.

«Muchas veces los consumidores deciden comprar un electrodoméstico o un aparato electrónico nuevo en lugar de que arreglar el que tienen porque consideran que no les sale a cuenta. Y digo 'consideran' porque en la mayoría de los casos ni siquiera piden presupuesto para valorar si es así», lamenta la economista Sara Muñoz.

Pide tres presupuestos

Una manera de saber cuándo nos compensa reparar un electrodoméstico o comprar uno nuevo es la llamada 'fórmula de amortización'. Es «una regla matemática muy sencilla» (ver infografía) que nos ayuda a tomar una decisión cuando tenemos dudas. Un consejo de experta antes de ponerte a hacer números: «pide al menos tres presupuestos. Muchas veces las diferencias entre las tarifas de los servicios técnicos de reparación son considerables», advierte Sara Muñoz.

Cuando ya tengas claro el precio del arreglo, coge la calculadora del móvil y aplica la fórmula. La economista lo explica. «Al precio actual del aparato (150 euros), se le suma el de la reparación (70). El resultado (220) se divide entre el número de años de vida (4) que le quedan al electrodomético. Esa cifra (55) es la que debemos comparar con el resultado de dividir el precio de una lavadora nueva (600) entre los años de vida útil del aparato (10). Si el número resultante (60) es superior al de la primera operacaión (55) significa que no nos compensa comprar una lavadora nueva».

Cómo alargar la vida de los electrodomésticos

  • Frigorífico Un truco para que la nevera dure más tiempo es tener las juntas y el serpentín del condensador siempre limpios. También resulta muy eficaz adecuar la temperatura del frigorífico a los cambios de estación.

  • Lavavajillas Suelen durar una media de 13 años, aunque si tiene panel electrónico puede que se estropee antes de ese plazo. En este caso, es importante mantener limpio el filtro.

  • Lavadora Es habitual que se fabriquen para durar un total de 2.500 lavados. El problema de las lavadoras es que las piezas de repuesto –cuando las encontramos– suelen ser caras.

  • Microondas No lo encienda cuando esté vacío ni lo use como repisa. Tampoco es conveniente utilizar productos abrasivos para su limpieza. Basta con un paño húmedo y una mezcla de agua tibia y jabón.

  • Horno Límpielo a fondo cada 3 o 4 meses, sin olvidar los filtros. También es importante limpiar el motor del ventilador con aceite al menos dos veces al año para mantener constantes las temperaturas internas.

  • Móvil La batería de los modelos de gama alta puede durar hasta 5 años. En los más económicos no pasa de 2. Apague de vez en cuando el teléfono y desactive las funciones que no use.