Museo de Microminiaturas de Guadalest.

Estos son los museos más curiosos de España

El de orinales, origami, naipes o el del plátano... Sus originales piezas atraen cada año a miles de visitantes a sus instalaciones

Carmen Barreiro
CARMEN BARREIRO

La oferta museística española va más allá del Prado, el Guggenheim o la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Cada año miles de personas se acercan hasta las salas de museos tan curiosos como el de los Orinales de Ciudad Rodrigo o el de Coches Fúnebres de Barcelona, atraídos precisamente por la originalidad de sus piezas. Estos son once de los más originales.

Vitoria

Museo Fournier de Naipes

Este museo alberga la mejor colección de naipes de todo el mundo. Estrechamente vinculado a la mítica empresa de barajas creada por Heraclio Fournier, entre las piezas expuestas al público destacan «las llamativas ganjifas, que son unas barajas de India de forma circular y decoradas a mano con vivos colores, y las delicadas barajas japonesas, empleadas para diversos juegos e incluso para aprender poesía. También hay piezas chinas y persas, con cartas de reducido tamaño, que hacen pensar en el origen de los naipes en tierras lejanas», explican en el museo vitoriano.

Ciudad Rodrigo (Salamanca)

Museo del Orinal

Hace un par de años fue elegido como uno de los diez museos más raros del mundo. Y no es de extrañar, porque es de lo más curioso. La colección está formada por 1.320 piezas de toda clase y condición. «Todos los orinales son diferentes. Los hay de hombre, de mujer, de viaje, nuevos y usados, así como de diferentes épocas y tamaños. Desde miniaturas de casas de muñecas hasta bacines de más de medio metro». El museo también alberga una importante colección de escupideras, también conocidas como salivaderas.

Almagro (Ciudad Real)

Museo de Encaje y Blonda

Ubicado en plena Plaza Mayor de Almagro, este museo «ofrece un paseo histórico por las diferentes técnicas del encaje de bolillos«, de gran tradición en la zona. En la exposición se pueden ver desde velos a abanicos o pañuelos bordados con dibujos de flores o animales. También encajes con hilos de seda, lino, lana o algodón. »Un muestrario muy seleccionado para todos los gustos«, explican en el museo.

Guadalest (Alicante)

Museo de Microminiaturas

Las obras del microminiaturista Manuel Ussá le van a dejar con la boca abierta. El artista, que necesita usar lupas bifocales de hasta 80 aumentos para poder hacer realidad sus minúsculas obras de arte, expone piezas tan impresionantes como Las tres Gracias de Rubens pintadas en un grano de trigo, la Torre Eiffel y la estatua de la Libertad modeladas en el ojo de una aguja o grandes obras de Miguel Ángel como El Moisés, La Creación y La Piedad talladas en tizas.

Zaragoza

Museo del Origami

Empecemos por explicar qué es el origami. Se trata de un arte que consiste en el plegado de papel sin usar tijeras ni pegamento para obtener figuras de formas variadas, muchas de ellas consideradas auténticas esculturas. Pues bien, en Zaragoza son unos maestros en esto de la papiroflexia. Tanto que hasta tienen una escuela museo dedicada a este arte de origen japonés en el que no solo exponen plegadores locales sino también artistas de reconocido prestigio a nivel mundial.

Barcelona

Museo del Chocolate

Una advertencia antes de nada. Vaya sin comer o, al menos, deje un hueco para probar el delicioso chocolate que sirven en la cafetería de este museo, gestionado por el gremio de pasteleros de la ciudad condal y en el que, además de repasar la historia de este delicioso alimento, también se organizan numerosas actividades relacionadas con el chocolate; desde charlas hasta desayunos y meriendas.

Guadalest (Alicante)

Saleros y Pimenteros

Sí, han leído bien. Saleros y pimenteros. En la misma localidad que el de microminiaturas se encuentra el único museo europeo dedicado a estos dos recipientes culinarios, donde los visitantes pueden ver las más de 20.000 piezas coleccionadas por Andrea Ludden en las últimas tres décadas. «Hay saleros y pimenteros con forma de pájaro, de gallina, de perro, de gato, de toro... hasta de astronauta y lavadora. Algunos hablan, otros se mueven», explican en el museo.

Barcelona

Museo de Carrozas Fúnebres

Lo que en principio podría parecer un museo un poco tétrica es «una de las mayores sorpresas» que esconde Barcelona desde el punto de vista de la oferta museística. La majestuosa colección de carruajes de lujo, perteneciente a la empresa que gestiona los cementerios de la ciudad condal, está formada por 19 piezas originales: 13 carrozas fúnebres y media docena de carruajes de acompañamiento, que eran los que usaban los familiares del fallecido para escoltar al féretro.

Tazacorte (La Palma)

Casa Museo del Plátano

¿Y dónde podría estar el único museo de estas característica que existe en todo el continente europeo? Pues en Canarias, claro. Concretamente en la localidad de Tazacorte, en la isla de La Palma. Los visitantes podrán conocer todos los secretos que encierra el cultivo de esta fruta en una auténtica platanera canaria. Además, al final del recorrido por las instalaciones de la casa museo los visitantes podrán hacer una degustación de plátanos de la tierra.

Santillana del Mar (Cantabria)

Museo de la Tortura

Este museo alberga su interior una exposición permanente dedicada «a los instrumentos de tortura, castigo, humillación y pena capital utilizados durante el periodo en el que actuaba la Inquisición». Durante el recorrido por las tenebrosos instalaciones se pueden ver instrumentos de tortura como la guillotina, la doncella de hierro, potros, garrotes, cinturones de castidad... que a buen seguro pondrán los pelos de punta a más de un visitante.

Vic (Barcelona)

Centro de Interpretación del Lavado de Ropa

Este museo, el primero y único de España dedicado a la historia del lavado y el secado de la ropa, se encuentra ubicado en el interior de la lavandería Fresh Laundry de Vic (Barcelona) y cuenta con una gran variedad de objetos y máquinas relacionados con esta actividad tan cotidiana; desde jabones artesanales elaborados con grasa animal hasta escurridores y lavadoras del siglo XIX. El denominado Centro de Interpretación del Lavado de Ropa (CIRR) acerca a los visitantes una larga lista de inventos que han contribuido a que lavar la ropa sea ahora mucho más práctico y eficiente.

En el resto del mundo

  • Museo de los penes (Reikiavik-Islandia) La Faloteca Nacional se ha convertido en uno de los mayores reclamos turísticos de Islandia desde su apertura en 1997. Este curioso museo exhibe más de 300 falos de distintos mamíferos –el primero en formar parte de la colección fue el de un toro– y otras tantas obras de arte relacionadas con el aparato reproductor masculino.

  • Museo del Pelo (Capadoccia-Turquía) Este museo, ubicado en Avanos (Capadoccia), cuenta con más de 16.000 mechones donados por ciudadanos de todo el mundo. Ubicado en una cueva subterránea, es obra del alfarero local Chez Galip, que comenzó a recolectar cabello de mujeres en 1979. Está en el Libro Guiness de los Récords.

  • Museo de los collares de perro (Leeds–Reino Unido) El Museo de los collares para perros se ubica en el Castillo medieval de Leeds, una de las fortalezas más visitadas de Reino Unido. Este museo alberga una colección única con unos 130 collares de perros que datan desde el siglo XV.

  • Museo de los fideos instantáneos (Osaka-Japón) El 'Cup Noodle Museum' de Osaka, en Japón, es un museo dedicado a esta comida y sus recipientes, así como a su creador y fundador, Momofuku Ando. Para los japoneses, los 'noodles' son un producto de culto, que se comercializa desde 1958.