Borrar

De puerta a puerta

lo principal es el coñazo en que se han convertido los aeropuertos (y, salvo por lo de sacar el ordenador y los líquidos, también las estaciones de tren)