Vendían productos prohibidos en el sur

03/07/2019

La Guardia Civil de la Patrulla Fiscal y de Fronteras (PAFIF) y del Servicio de Protección a la Naturaleza (SEPRONA), colaborando con funcionarios del Área de Sanidad del Gobierno de Canarias, han procedido a la investigación de los dos propietarios --un hombre y una mujer de 33 y 39 años, respectivamente-- de un local de Playa del Inglés, en el sur de Gran Canaria, por vender productos derivados del cáñamo, prohibido por normativa europea.

Según informa la Benemérita, en concreto, se les acusa de sendos delitos contra la salud público y por contrabando (Ley Orgánica 12/1992 de Reprensión del Contrabando), ya que introdujeron productos estupefacientes ocultándolos en aduanas bajo la apariencia de otros tipos de alimentos.

Los hechos tuvieron lugar en la mañana del 28 de junio, cuando los agentes fueron requerida por funcionarios del organismo autonómico, ya que al inspeccionar un negocio encontraron varias irregularidades que podrían constituir un delito contra la salud pública.

Entonces, acudieron al lugar agentes de la PAFIF y del SEPRONA, que observaron como en el negocio se encontraban de venta al pública varios alimentos que contenían marihuana a los que incluso se les adosaban bolsitas con este tipo de sustancia estupefaciente.

Por su parte, los agentes localizaron entre otras cosas 76 botes de galletas con marihuana con sendas bolsitas de plástico adosadas con tres gramos de la citada droga; también hallaron 12 botes de 30 gramos cada uno donde se leía la inscripción de té, pero que en su interior había marihuana, además de 22 blísters que contenían en los envoltorios correspondientes una sustancia marrón, al parecer hachís.

Vendían productos prohibidos en el sur

Por todo ello los propietarios fueron investigados como presuntos autores de un delito contra la salud pública, quedando a disposición del correspondiente Juzgado en funciones de guardia de la localidad de Maspalomas.

Además, durante la inspección requisaron otros productos derivados del cáñamo o cannabis sativa, en concreto 1.344 envases de alimentos como caramelos, pasteles, chocolates, galletas con cáñamo, derivados de la mencionada planta, y 357 botellas de vino, agua y refrescos con aditivos de la citada.

Dado que la venta o comercialización de un producto con esos ingredientes no está autorizada en la Unión Europea, en virtud de la citada normativa, la Guardia Civil los ha intervenido pero han quedado depositados en el propio establecimiento a disposición del Servicio de Inspección de Salud Pública de la Dirección de Área de Salud de Gran Canaria, denunciando administrativamente a los dueños del establecimiento por una infracción a la citada a la Ley 17/2011 de Seguridad Alimentaría y Nutrición.