La lucha contra el coronavirus

Una taquillera de tren muere tras ser escupida

13/05/2020

Familia y sindicato airean el caso cuarenta días después y con posible pérdida de pruebas en Londres.

Belly Mujinga, de 47 años, empleada de una compañía de transporte ferroviario, falleció de Covid-19 tras ser infectada- según su familia y su sindicato- por un hombre que escupió y tosió al rostro de la fallecida y de otra compañera. Han denunciado que sus jefes les obligaron a trabajar, a pesar de prohibirles que usaran mascarillas de protección.

El incidente habría ocurrido en la estación de Victoria, en el centro de Londres, el 22 de marzo. Mujinga, de origen congoleño y madre de una niña de 11 años, tuvo síntomas pocos días después. Fue ingresada el 2 de abril en el Hospital Barnet del norte de la capital y falleció el 5. Cuarenta días más tarde, la Asociación de Personal Asalariado en el Transporte(TSSA), ha elevado el caso este lunes al ente inspector de la industria del ferrocarril y está considerando la posibilidad de una querella.

Mujinga padecía sarcoidosis, que en su caso se manifestaba, según su marido en dificultades respiratorias y tos. El 22 de marzo, domingo, era la víspera del anuncio de confinamiento por el Gobierno. Las medidas de protección eran laxas. Según estadísticas oficiales, las profesiones con más muertes por Civid en Reino Unido son personal de seguridad, conductores de autobuses y taxis y dependientes de comercios.

Mujinga habría pedido a su jefe que le dejase trabajar dentro de la taquilla, pero le obligó a estar con otra colega en el vestíbulo. La estación de Victoria es amplia, con numerosas líneas de tren y varias de metro. La compañía Govia Thameslink Railway(GTR), para la que trabajaba la difunta, tiene allí líneas que llevan a la costa sur de Inglaterra y al aeropuerto de Gatwick.