Seis horas de lucha contra las llamas

19/11/2019

Voraz incendio en una nave de la empresa Recuperadora Canaria de Chatarra y Metales del polígono industrial de Las Torres, en Las Palmas de Gran Canaria. El humo era visible desde varios kilómetros de distancia. Los bomberos tuvieron que emplearse a fondo para darlo por extinguido. Varias naves cercanas fueron desalojadas.

En torno a las 06.25 horas de este martes saltaba la alarma con el inicio de un incendio en el solar contiguo a la nave de la empresa Recuperadora Canaria de Chatarra y Metales en la calle Arinaga, en el polígono industrial de Las Torres en Las Palmas de Gran Canaria. Al lugar se desplazaron en ese primer momento cuatro dotaciones del Cuerpo de Bomberos de Las Palmas de Gran Canaria que comenzaron con las tareas de lucha contra el fuego. Desde el primer momento se oyeron varias detonaciones desde el interior de la nave debido a la presencia de varias bombonas y de abundante material inflamable y explosivo. Los efectivos intervinientes comprobaron dichas detonaciones desde el momento en que llegaron al lugar. Ya desde ese instante se comenzó a divisar una densa columna de humo en dirección hacia el sureste de la capital grancanaria.

Cargando reproductor ...

Los agentes de la Policía Local de la capital grancanaria que acudieron al lugar del incendio comenzaron a desalojar varias naves colindantes a la afectada por el fuego, ante el peligro de que se repitiesen las explosiones ante la acumulación de residuos peligrosos. Así mismo, los agentes procedieron a cortar la calle Arinaga.

A las tres horas del inicio del fuego, sobre las 09.30 horas, la lluvia hizo acto de presencia en la zona, ayudando a los bomberos en las tareas de lucha contra las llamas. Esto, junto a la dirección del viento, evitó que la nube negra se dirigiese a los núcleos urbanos más cercanos a la zona industrial donde se registró el fuego. Sobre las 10.00 horas los bomberos daban por controlado el incendio declarado en la Recuperadora Canaria de Chatarra y Metales, mientras seguían con las labores en el lugar para poder darlo por extinguido.

Seis horas de lucha contra las llamas

Las naves colindantes permanecieron desalojadas hasta la llegada de un técnico municipal encargado de realizar una valoración de la estructura de la nave y de las colindantes ante la posibilidad de que tuviesen algún daño. Sobre las 11.30 horas, y tras una inspección del lugar, el técnico municipal descartó la presencia de daños estructurales en las naves colindantes. Pese a las buenas noticias, el realojo se demoró hasta las 13.30 horas, cuando las condiciones garantizaban la seguridad de los trabajadores de las mismas.

Los bomberos siguieron trabajando en el interior de la nave, única afectada por el fuego, luchando contra los focos aún candentes. La acumulación de residuos altamente inflamables dificultó la tarea. A las 12.10 horas, tras seis horas de trabajo, daban por extinguido el último foco localizado en el interior de un contenedor de 40 pies (12 metros), cargado con residuos ya clasificados según el Listado Europeo de Residuos. A las 16.10 horas seguían enfriando el contenedor.