Los seis detenidos están acusados de varios delitos contra los recursos naturales y el medio ambiente. EFE

Seis detenidos en Telde por la gestión irregular de restos sanitarios de la covid

El personal carecía de la formación suficiente, la manipulación de los residuos era inadecuada y el transporte por carretera no era correcto

E.P. Las Palmas de Gran Canaria

El Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona) de la Comandancia de la Guardia Civil de Las Palmas procedió ayer a la detención de seis personas relacionadas con una empresa de gestión de residuos sanitarios que presuntamente cometieron graves irregularidades al manipular residuos infecciosos de la covid-19.

Las detenciones se han producido en el marco de la operación Hipócrates, tras la inspección de una empresa autorizada para la gestión de residuos sanitarios y su eliminación generados en los centros sanitarios públicos y privados de Canarias.

La investigación se inició el mes de abril, cuando el Seprona realizó varias inspecciones en las instalaciones de un centro gestor de residuos situado en el municipio de Telde, donde observaron varias irregularidades en el proceso de gestión de eliminación de estos residuos.

Éstas se cometían especialmente en la gestión de los residuos del Grupo III (biorriesgo o infecciosos), regulados en el Decreto de Ordenación de la Gestión de Residuos Sanitarios, cuyo objetivo es garantizar la protección de la salud pública, la defensa del medio ambiente y la preservación de los recursos naturales.

La presunta gestión inadecuada de estos residuos sanitarios comprometía la seguridad de los trabajadores de la empresa, debido a que los mismos carecían de formación profesional suficiente para la manipulación de residuos de biorriesgo o infecciosos.

Además, el transporte por carretera desde los centros sanitarios se realizaba con incumplimiento de la Ley de Residuos de Canarias y del Decreto de Ordenación de la Gestión de Residuos Sanitarios, careciendo de trazabilidad los residuos durante los traslados.

También se observaron graves irregularidades en el proceso de gestión de eliminación de los residuos infecciosos, como la permanencia de numerosos envases de esos residuos en el interior de las instalaciones durante varias horas, abiertos y sin refrigeración, no ajustándose a lo previsto legalmente ni a lo expuesto en el propio plan de gestión que posee la empresa, en lo referente a residuos sanitarios y especialmente a los residuos covid-19.

En dichas inspecciones, los agentes del Seprona observaron la falta de Equipos de Protección Individual (EPI) de los trabajadores que manipulaban los residuos infecciosos, así como la falta de medidas de seguridad en el interior de la nave industrial objeto de inspección, por la cual se ponía en grave riesgo a las personas que accediesen a la misma.