Se cumplen doce años de la desaparición de Yéremi Vargas

    Cargando reproductor ...
03/03/2019

Hoy se cumplen doce años de la desaparición de Yéremi Vargas mientras jugaba con sus primos en el solar anexo a la vivienda de sus abuelos maternos. Su familia vive con dolor esta fecha marcada a fuego.

Doce años han pasado hoy desde que Yéremi Vargas fue arrebatado de la seguridad y el amor de su familia en una tarde de domingo de 2007 mientras jugaba con sus primos en un solar junto a la vivienda familiar de sus abuelos maternos. Pocas cosas siguen igual en la calle Honduras, en el barrio de Los Llanos en la localidad de Vecindario, lugar donde ocurrieron los hechos, tras 4380 días. Aún así, el extenso tiempo transcurrido desde entonces no ha borrado el impacto que supuso el caso en la sociedad grancanaria.

Pese a la ausencia de carteles en las calles, comercios y coches, cada mes de marzo vuelve la misma pregunta a rondar miles de pensamientos. ¿Qué pasó aquella tarde de domingo del 10 de marzo de 2007?

Una pregunta que siguen sin resolverse y que hace que su familia viva el día de hoy rotos por el dolor y la incertidumbre de no saber qué pasó exactamente aquella tarde de principios de marzo. «Dentro de lo que cabe no lo estamos pasando nada bien. Cada año que pasa sin Yéremi es peor, se hace más duro para cada uno de nosotros», afirma Ithaisa Suárez, madre de Yéremi, tras agradecer una vez más que el interés por el caso siga vivo.

Su voz a punto de quebrarse en varios momentos, refleja el dolor que supone para ellos cumplir doce años sin el que era el más pequeño de la familia. Sus vidas han seguido caminando mientras siguen luchando por conocer la verdad.

Un camino nada fácil y en el que siguen encontrándose piedras en el camino. «Otro aniversario sin saber qué pasó. Necesitamos saber dónde está y que se haga justicia. No vamos a parar de luchar hasta que aparezca, vamos a seguir hasta el final. Aunque el caso esté sobreseído temporalmente, para mi sigue vivo a la espera de que pase algo que nos ayude a dar con él», añade.

Son conscientes de lo difícil del momento pero en los últimos doce años nunca han arrojado la toalla con el único objetivo de hacer justicia y de que se sepa la verdad de lo ocurrido aquél domingo 10 de marzo de 2007. «Lucharemos por él y también porque en un futuro cercano ninguna familia tenga que pasar lo mismo que estamos pasando nosotros», subraya.

Se cumplen doce años de la desaparición de Yéremi Vargas

Durante la conversación la joven no para de agradecer el apoyo que le han brindado miles de personas, anónimas y conocidas, durante estos últimos doce años. También tiene palabras de agradecimiento para los investigadores de la Guardia Civil que han llevado el caso e incluso para los medios de comunicación que siguen de cerca cada novedad.

Este año los padres de Ithaisa, José Suárez y Herminia Santana, no han acudido a la concentración en Madrid con motivo del día nacional de los desaparecidos sin motivo aparente, que se celebra cada 9 de marzo, a la que sí acudieron el año pasado junto con familiares de algunos de los más de 12.000 desaparecidos.

«No tienen fuerzas ni están en condiciones de acudir. Yo si no fuese por la ansiedad tan grande que me entra al coger un avión iría para apoyar a esas familias y pedir justicia. Pero no puedo», explica Ithaisa.

Otro de los desvelos a los que se enfrenta la familia y los seres queridos de Yéremi es a la posible salida de prisión, bajo permiso penitenciario, a finales del próximo año del principal sospechoso y, de momento, único acusado formalmente de ser el autor de la desaparición del joven, Antonio Ojeda Bordón, alias el Rubio. Cumple en estos momentos una condena de cinco años de prisión por agredir sexualmente a un menor de edad en 2012 en el mismo municipio donde desapareció Yéremi.

«Eso va a ser muy difícil para nosotros. Sabemos que a finales del 2020 saldrá tras cumplir la condena y lo peor es saber que nos lo podremos cruzar por la calle porque vive cerca de nosotros. Ojalá se resuelva el caso antes de que salga de prisión, aunque tal y como está la justicia lo veo muy difícil», se lamenta Ithaisa Suárez.

El próximo 18 de julio Yéremi cumple 20 años, la gran parte de ellos en paradero desconocido y lejos de su familia y sus seres queridos. Esa será otra fecha dolorosa para quiénes le conocieron y que aún a día de hoy mantienen la esperanza de saber qué le ocurrió y de que finalmente se haga justicia con su caso, una desaparición que aún doce años después sigue conmoviendo a la sociedad grancanaria.

Hoy será un día para pasarlo en familia, lejos del bullicio y recordando momentos felices junto a Yéremi, mientras llega el deseado momento de ver cómo se le hace justicia.