Imagen de la braco de Weimar agredida por el pitbull en Arucas. / C7

Un pitbull ataca a tres perros y a su dueña en una urbanización en Visvique

Ni la Policía Local ni la Guardia Civil se han personado en la zona residencial de Arucas a pesar de la denuncia de la comunidad de vecinos. «No es la primera vez que tenemos un altercado de esta índole con este perro y su dueño», señalan.

Odra Rodríguez Santana
ODRA RODRÍGUEZ SANTANA Las Palmas de Gran Canaria

Un pitbull atacó a otros tres perros y su propietaria el pasado sábado en una urbanización de Visvique, Arucas, ocasionando serias heridas en una pata y en el cuello a uno de los canes, una braco de Weimar de doce años. Según denuncian los afectados, la mujer paseaba tranquilamente cuando el perro de un vecino, sin bozal y correa extensible, de repente, de un fuerte tirón, tiró a su dueño al suelo, abalanzándose contra sus perros y consiguiendo atrapar bajo su cuerpo a la weimaraner, mordiéndola varias veces antes de que ella lograra controlar la correa extensible que arrastraba el pitbull. «No fue fácil, el perro lanzaba mordiscos a todos lados con furia y sin control y temí por mi seguridad», según cuentan.

Según la propietaria de los perros atacados, «no es la primera vez que los vecinos de la urbanización tienen un altercado de esta índole con este animal en concreto, considerado raza potencialmente peligrosa (PPP) por lo que la normativa obliga a llevarlos con bozal y correa corta y a su propietario a tenre una licencia especifica que le autorice a tenerlo y pasearlo». Señala, además, que son varios los vecinos los que han pedido en varias ocasiones a este señor que cumpla con los requisitos de seguridad exigidos en la ley, «negándose tajantemente a hacerlo«. «Este perro ha tenido ya altercados con otros propietarios de la urbanización hasta tal punto de que no nos sentimos seguros cuando nos encontramos con él por la calle», asevera.

La propietaria de los perros atacados denunció los hechos ante la Policía Local, Guardia Civil y el Ayuntamiento de Arucas para que levantaran atestado de lo ocurrido y conformaran la denuncia correspondiente, «pero ninguno, a excepción de la veterinaria del Consistorio, se ha desplazado al domicilio de este señor y comprobar el estado del perro». « Todavía ninguna autoridad le ha requerido la documentación del pitbull (licencia, seguro y cartilla de vacunación) ni recordardo las normas de obligado cumplimiento a la hora de tener este tipo de perros. A día de hoy no existe atestado al respecto«, indica. Por ello ha decidido poner el caso en manos de sus abogados. «Parece que están esperando que ocurra una desgracia mayor para actuar, pero el Ayuntamiento de Arucas no podrá decir entonces, que no estaba avisado», sentencia.