Foto de esta tarde del establecimiento de la cadena Carrefour donde han ocurrido los hechos. / sur

Muere una niña de dos años al caerle un mueble en un supermercado

La menor estaba jugando con su hermano en la entrada del establecimiento de Málaga cuando, por circunstancias que están bajo investigación, una taquilla se vino abajo

JUAN CANO | SOFÍA FERNÁNDEZ Málaga

Una tragedia, una desgracia, un barrio conmocionado. Si tenemos en cuenta el nivel de riesgo de una situación, o lo imprevisible de un suceso, los adjetivos y los tópicos se quedan cortos para describir lo que sucedió este martes en el barrio malagueño de La Victoria. Porque algo tan cotidiano como hacer la compra no debería entrañar peligro. Pero ocurrió. Una familia entró completa en un súper. Y salió rota.

Faltaban unos minutos para las cinco de la tarde. Los padres entraron en el Carrefour Market de la calle Gordón para hacer unas compras acompañados por sus tres hijos, de 2, 4 y 6 años. Las edades de los dos mayores son aproximadas. La pequeña cumplía 3 años en julio.

Al parecer, los padres se encontraban en la línea de caja para pagar mientras sus tres hijos jugaban a unos metros, a la vista, junto al mueble de consigna que está al lado de los carritos de la compra.

En un momento determinado, la taquilla se cayó hacia delante. La causa, y si se podía o no haber evitado, es algo que tendrá que determinar la investigación en curso de la Policía Nacional. Lo que sí se sabe es que los dos hermanos mayores resultaron ilesos, mientras que a la pequeña no le dio tiempo a apartarse y sufrió un golpe en la cabeza.

El sistema de emergencias 112-Andalucía recibió las primeras llamadas cuando faltaban segundos para las cinco de la tarde. A las 17.01 el aviso llegó a la sala del 092 de la Policía Local y apenas cinco minutos después comparecía en el lugar la primera patrulla.

Una uvi móvil del servicio de emergencias sanitarias 061 acudió a atender a la pequeña. Los sanitarios trataban de estabilizarla para su traslado al hospital cuando, de pronto, su estado empeoró. El médico, visiblemente afectado, ordenó la evacuación urgente y seis motos de la Policía Local escoltaron la ambulancia hasta el Hospital Materno Infantil.

La comitiva llegó al centro sanitario, donde esperaba todo el servicio de urgencias para hacer lo posible por la cría. Lo intentaron. Pero todos sus esfuerzos fueron en vano. Poco después del ingreso se confirmaba el fallecimiento de la menor. «Es lo peor que he vivido en mi vida profesional. Lo peor. Y mira que he atendido desgracias y situaciones complicadas», comentaba un agente con décadas de servicio.

El trasiego se mantuvo durante toda la tarde en los alrededores del supermercado. Hasta allí se desplazaron agentes del Grupo de Homicidios, del Grupo de Menores (Grume), de la Brigada de Policía Cientifica y de la Inspección de Trabajo. Su misión consiste ahora en reconstruir el accidente y en aclarar por qué el mueble cayó sobre la niña.

El barrio, entre tanto, vivía consternado el ir y venir de policías, ambulancias… Aquí el tópico se queda corto. «¿Te has enterado?», se preguntaban unos vecinos mientras se señalaban en el brazo la piel de gallina, dando una idea nimia, ni siquiera aproximada, de la dimensión de la tragedia. Porque no es natural que una familia entre a comprar al súper y salga rota.