«Me empotró por detrás y volé, estoy vivo de milagro»

11/02/2019

Enrique Santana conducía su moto cuando fue embestido el pasado miércoles en la calle Néstor de la Torre de la capital grancanaria por un conductor borracho que le empotró su Mercedes a toda velocidad. Ahora relata lo que vivió en lo que considera «un milagro» seguir vivo.

Ya recuperado del susto, Enrique Santana todavía no se explica cómo pudo salir levemente herido de un accidente que pudo costarle la vida. El suceso sucedió sobre las 23:55 horas del pasado miércoles en la calle Néstor de la Torre de Las Palmas de Gran Canaria. Santana conducía su moto acompañado por un amigo, que viaja en otro vehículo paralelo a él. «Esa noche no nos tomamos ni una cerveza, veníamos de ver un partido y ya nos íbamos a casa». Cuando se disponían a girar hacia la calle Mas de Gaminde, un «Mercedes Coupé a toda velocidad que venía por detrás me empotró y salí volando. Llegué a ver el cartel del 24 horas de esa calle a un metro de distancia. La moto también dio varias vueltas».

Moto de la víctima, Enrique Santana.
Moto de la víctima, Enrique Santana.
El conductor huye y es interceptado

El amigo de Enrique, un Policía Nacional que observó el accidente desde su vehículo, persiguió al conductor del Mercedes que había causado el accidente. A la altura del Hotel Fataga, el agente lo consiguió interceptar, mostrándole su identificación e indicándole que se bajara del vehículo. En ese momento, el individuo se baja del coche y se dirige a la víctima, que permanecía tirado herido en el suelo. Santana recuerda que «cuando lo vi venir hacia mí pensé que venía a disculparse, pero según me contó mi amigo y más testigos, lo que hizo fue increparme».

Detenido por otra patrulla

En el momento del accidente, una patrulla de la Policía Nacional se encontraba a escasos metros del suceso, por lo que asistió rápidamente. Fue en ese instante cuando detienen al autor del delito, un hombre de 51 años que quintuplicaba la tasa de alcohol en aire espirado permitida, según determinó el control que se le realizó al ser detenido. «Fue como para haberse matado», recuerda la víctima del accidente, que notó al detenido «muy acelerado».

El arrestado, que carece de antecedentes policiales, está acusado de ser el presunto autor de un delito contra la seguridad del tráfico y otro de omisión del deber de socorro.