Llegan a Las Palmas los cuatro cadáveres de la última tragedia en la ruta canaria