Libertad provisional para el tinerfeño detenido por incitación al odio

20/04/2018

El activista tinerfeño Roberto Mesa ha quedado en libertad provisional con la obligación de comparecer ante la autoridad judicial cuando sea llamado a declarar como presunto autor de un delito de incitación al odio, después de escribir en redes sociales «Los Borbones a los tiburones».

La decisión de dejar en libertad provisional al activista la ha adoptado el magistrado titular del Juzgado de Instrucción número 1 de La Laguna, César Romero Pamparacuatro, en funciones de guardia, tras tomar declaración este viernes a Roberto Mesa, informó el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC).

Tras escucharle, el magistrado ha dispuesto su puesta en libertad provisional como presunto autor de un delito de incitación al odio con la única obligación de comparecer ante la autoridad judicial cuando sea llamado.

La Policía Nacional detuvo el jueves a Roberto Mesa en su domicilio de La Laguna tras haber escrito en las redes sociales «Los Borbones a los tiburones», entre otras frases, con motivo de la visita el pasado mes de marzo del Rey Felipe VI a la capital tinerfeña.

El Juzgado de Instrucción número 1 se hizo cargo de la toma de declaración de Roberto Mesa porque su detención se produjo en el domicilio del activista, que corresponde al partido judicial de La Laguna, explica el TSJC.

Tras tomarle declaración, el magistrado de guardia ha devuelto las diligencias al Juzgado de Instrucción número 5 de Santa Cruz de Tenerife, que instruye una investigación declarada secreta sobre el investigado.

La hermana del detenido Roberto Mesa, Sara Mesa, leyó un comunicado para los medios de comunicación ante el Juzgado de La Laguna en el que ha denunciado «el régimen dictatorial y represivo impuesto por el estado español».

Una detención, ha manifestado Mesa, que «atenta directamente contra la libertad de expresión» y que se suma a «tantos otros casos represivos» como el Valtonyc, Willy Toledo, los 12 raperos de la insurgencia y Pablo Hasel.

«Es un nuevo caso de represión, un nuevo ejemplo de la pérdida de derechos a la que nos somete el estado español con la aplicación de Ley Mordaza», ha aseverado.

Según Sara Mesa, en la mañana del 19 de abril un dispositivo de 13 policías «irrumpió brutalmente» en el domicilio de su hermano, tras romper la puerta y levantar a sus compañeros de piso de sus camas.

Asimismo, ha señalado que los policías se llevaron todos los dispositivos digitales que encontraron en el registro alegando una orden de detención por delito tecnológico.

«Esta serie de detenciones están supuestamente amparadas en el marco legal, un marco legal confuso, donde la libertad de expresión choca con el reconocimiento de una serie de delitos de odio», ha aseverado Mesa.

La hermana del acusado ha asegurado que este tipo de delitos «siempre» van atribuidos a personas que cuestionan y critican el régimen político vigente y que luchan por los derechos sociales de las «víctimas de un sistema injusto».

Roberto Mesa ha participado durante años en movimientos ecologistas, concentraciones feministas y de pensionistas, en defensa del pueblo saharaui y el pueblo canario, en movimientos contra los desahucios, en luchas estudiantes y en apoyo a las refugiadas, ha apuntado su hermana.

«Roberto Mesa sí nos representa y lo han detenido por visibilizar las injusticias del estado español», ha manifestado Mesa, a lo que posteriormente agregaba, «es un claro intento de acabar con el derecho a expresar opiniones libremente a través de medios de comunicación y redes sociales que aún escapan de su control».

Mesa también ha reivindicado que «Roberto somos todos y todas», y que «mirar hacia otro lado» contribuye a que se «pisotee» un derecho fundamental «en el que poco a poco se está perdiendo terreno».

«Creemos que la detención de Roberto no es solo inaceptable, sino que es la gota que colma el vaso en lo que refiere al atropello de nuestras libertades».