Investigan las causas del incendio de la recuperadora de Arinaga

11/09/2018

El voraz incendio afectó seriamente la estructura de la nave, que tendrá que ser derruida. Aún no se puede dar por extinguido el fuego ante el riesgo de que se reactive algún rescoldo.

ETIQUETAS:

carlos s. beltrán / las palmas de gran canaria

La Policía Judicial de la Guardia Civil investiga las causas que rodean al voraz incendio que arrasó desde la madrugada del pasado sábado las instalaciones de la Recuperadora Canaria ubicada en la calle Cactus, en el Polígono Industrial de Arinaga, en el municipio grancanario de Agüimes. Un incendio que por momentos desató el pánico ante la inmensa columna de humo que generó, vista a varios kilómetros, y por la cercanía de una gasolinera y demás naves industriales.

Se da la circunstancia que es el segundo incendio de grandes dimensiones que afecta a una nave industrial del citado polígono industrial en lo que va de año.

El pasado 30 de mayo un incendio de grandes dimensiones, con llamas que alcanzaron los quince metros de altura, arrasó una nave ubicada entre las calles Duraznero, Yuca y Encina, del citado polígono industrial. En aquella ocasión, los efectivos tuvieron que emplearse a fondo en la extinción del fuego, que requirió un mayor esfuerzo que su este último.

En ambos casos, las llamas comenzaron en horas de la madrugada de un día festivo, cuando la zona industrial está prácticamente vacía, con varios puntos de inicio del fuego y con una intensidad y voracidad tremendas. Además, el primer aviso se recibe con el incendio ya bastante avanzado.

De momento, no se descarta ninguna hipótesis sobre las causas del incendio del pasado sábado, si bien se descarta que tenga relación con el registrado el pasado 30 de mayo.

A última hora de la noche del domingo se retiraron de la nave afectada por las llamas los efectivos del Consorcio de Bomberos de Gran Canaria que permanecían de forma permanente en el lugar al dar por finalizadas las labores de liquidación del incendio desatado el sábado.

Aún no se puede dar por extinguido ante la posibilidad de que pueda reactivarse algún rescoldo o algún punto de reignición, según señalan fuentes cercanas a los hechos.

En este sentido, las fuentes apuntan que se realizaron controles periódicos para verificar que el incendio termine por consumirse del todo sin reactivarse, una vez se den por apagados los focos aislados en algunas zonas que no han podido ser removidas por los efectivos ante el riesgo de colapso de la estructura de la nave industrial.

El incendio afectó gravemente la misma y esta tendrá que ser demolida por los daños causados por las llamas, según confirmaron ayer fuentes cercanas a los hechos.

El lugar del incendio ha quedado bajo custodia de la Guardia Civil y del personal de la empresa recuperadora de materiales.