Investigan la muerte de un paciente de Medicina Interna

05/07/2018

La víctima, un hombre de avanzada edad y encamado, fue localizado de madrugada de ayer por un auxiliar de enfermería del servicio de Medicina Interna con varias lesiones en el tórax. La Policía investiga el caso y mantiene abiertas tanto la hipótesis del homicidio como de la autolesión

Un auxiliar de enfermería del Bloque A de Medicina Interna de la sexta planta del Hospital Universitario Doctor Negrín de Gran Canaria se encontró pasadas las cuatro de la madrugada de ayer el cuerpo sin vida de un paciente, de avanzada edad y encamado, con heridas de arma blanca en el tórax, según confirmaron ayer varias fuentes cercanas a los hechos.

El trabajador dio aviso de forma inmediata a los responsables de la planta, que activaron de inmediato el protocolo establecido para estos casos, contactando de inmediato tanto con los responsables del centro hospitalario como con la Policía Nacional. El paciente fue hallado, con evidentes signos de violencia, tirado en el suelo de su habitación, en la mencionada zona de la sexta planta, con la vía y la sonda arrancados y rodeado de sangre, según apuntaron fuentes sanitarias.

En la cama del fallecido se localizó el arma blanca, al parecer una pequeña navaja de hoja afilada, que habría sido usada para provocar las lesiones que presentaba el varón. De momento se desconoce la procedencia del arma blanca, que tenía restos de sangre. Tras notificar el hallazgo del cuerpo sin vida del anciano con heridas de arma blanca, en el lugar se presentaron tanto agentes de la Policía Judicial como del Grupo de Homicidios, que comenzaron de inmediato con las pesquisas.

Los agentes examinaron la habitación del hombre y recogieron varias muestras, entre ellas el arma que presuntamente provocó las heridas que presentaba en el tórax.

Además tomaron declaración al trabajador que localizó el cuerpo sin vida del paciente y al resto de trabajadores que se encontraban en ese momento en la unidad de Medicina Interna, en Bloque A de la sexta planta del Hospital Universitario Doctor Negrín de Gran Canaria.

Desde el centro se ha colaborado desde el primer momento con los agentes de la Policía Nacional actuantes con el fin de esclarecer lo sucedido en la madrugada de ayer.

Las pesquisas policiales sobre el hallazgo del anciano fallecido se mantienen abiertas sin descartarse ni la hipótesis de que el hombre fuese víctima de una muerte violenta o de que se trate de un caso de autolisis. De hecho, no solo tendrán que determinar si se trata de un caso de homicidio o de un suicidio sino también cómo entró el arma blanca en el centro hospitalario. Algunas fuentes consultadas ayer apuntaban a la posibilidad de que la navaja hallada fuese propiedad del fallecido y que este se hubiese autolesionado.

En este sentido, algunos señalan el hecho de que la barra de seguridad de la cama no estuviese levantada, por lo que no descartan que el propio paciente saltase de la misma durante un arrebato o de forma inconsciente. Los testigos y trabajadores no escucharon gritos ni ruidos en la habitación donde fue localizado el paciente fallecido en horas de la madrugada de ayer.

De ahí que se arrancase la vía y la sonda que tenía y que habría provocado una gran pérdida de sangre, lo que habría acelerado en último término su fallecimiento.

Tendrá que ser la autopsia la que determine si el hombre falleció por las heridas de arma blanca que presentaba en el tórax. Lo que si está claro es que la Policía Nacional mantiene una investigación abierta desde la madrugada de ayer para esclarecer las causas del hallazgo del paciente, de avanzada edad, fallecido.

Durante la mañana de ayer la noticia del hallazgo de un paciente con heridas de arma blanca en su habitación en el Hospital Universitario Doctor Negrín se extendió por el personal del citado centro hospitalario. Varias fuentes confirmaron ayer los hechos, si bien se mostraron seguros de que fue un caso de autolisis y apuntaron a que la mañana transcurrió con total normalidad.