Intervienen 400 perros de raza en un centro ilegal de cría

    Cargando reproductor ...
19/07/2018

La Guardia Civil ha intervenido un total de 397 perros de raza en un centro de cría ilegal, cuyo responsable comercializaba con documentación falsificada y sin control veterinario, según ha informado el Ministerio del Interior.

Los agentes, en el marco de las investigaciones llevadas a cabo en la denominada 'Operación Émbolo' desarrollada en Castellón, ha procedido a la investigación penal de un varón de 59 años de edad y nacionalidad española, como supuesto autor de los delitos de maltrato animal, intrusismo profesional, usurpación y falsificación de documentos.

Las actuaciones se iniciaron al tener conocimiento una facultativa veterinaria de la comercialización de perros amparados con cartillas sanitarias en las que constaba sello y firma de la misma. El estudio grafológico realizado verificó la falsificación de estos documentos.

Practicadas las investigaciones oportunas por parte del Equipo de Investigación del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Comandancia de la Guardia Civil de Castellón, se averiguó la existencia de unas instalaciones situadas en el término municipal de Vinarós, donde se desarrollaba la actividad de reproducción y cría de perros de las raza 'Yorkshire', 'Pomerania', 'Chiguagua' y 'Bichón Maltes', todo ello para su posterior comercialización en tiendas de animales, en grandes centros comerciales de Barcelona, efectuándose esta actividad careciendo de las correspondientes autorizaciones administrativas.

Las instalaciones, en las que se encontraron los 397 perros que carecían de cualquier control veterinario y la mayoría sin identificar con los correspondientes microchips, presentaban un "lamentable" estado higiénico sanitario.

Los Servicios Oficiales de Sanidad Animal de la Consellería de Agricultura, Pesca y Alimentación de la Generalitat Valenciana han procedido a la inmovilización cautelar de todos los animales y a su identificación, ordenando la inmediata limpieza y desinfección de estas instalaciones. Tras la consecución del correspondiente plan de actuaciones urgentes, bajo el control y supervisión de facultativo veterinario, se reubican los animales en un centro debidamente autorizado.

Además, en la inspección de este inmueble se han intervenido unas 500 dosis de vacunas y medicamentos veterinarios con los inyectables de los que hacía uso el investigado para el tratamiento de estos animales. Asismismo, se ha localizado el cuño/sello con la inscripción de los datos de la veterinaria, que era utilizado para la falsificación de las cartillas sanitarias de los animales que posteriormente se comercializaban fraudulentamente.