Una de las terminales del aeropuerto de El Prat. / R. C.

En libertad con cargos la mujer que simuló un parto en El Prat para que 28 inmigrantes huyeran

Está acusada de delitos de desorden público y favorecimiento de la inmigración ilegal, mientras que catorce de las personas indocumentadas fugadas siguen en busca y captura

CRISTIAN REINO Barcelona

La mujer detenida el miércoles por simular que estaba a punto de parir en un avión, a fin de forzar su aterrizaje forzoso en el aeropuerto de Barcelona El Prat, quedó este jueves en libertad con cargos tras negarse a declarar ante el juez que ha asumido su caso. Una vez en las pistas del aeródromo y aprovechando el desconcierto creado cuando varios técnicos de emergencias entraron en el aparato para atender a la supuesta madre, pudieron huir un total de 28 inmigrantes irregulares que viajaban en un vuelo de la compañía Pegasus que iba de Casablanca a Estambul con 228 pasajeros a bordo.

Los hechos tuvieron lugar sobre las cuatro y media de la madrugada del martes al miércoles. La mitad de las personas indocumentadas fugadas fueron detenidas poco después por la Guardia Civil, pero catorce lograron huir finalmente y están en situación policial de busca y captura. De los inmigrantes arrestados, cinco fueron devueltos al avión para reemprender el viaje y otros ocho se encuentran en proceso de inadmisión de retorno

a mujer, por su parte, fue trasladada a un centro hospitalario y allí los médicos que la atendieron pudieron comprobar que el parto era simulado. No había roto aguas, en contra de lo que había manifestado de manera alterada durante el vuelo para forzar el aterrizaje. A continuación fue arrestada por efectivos de la Guardia Civil hasta que este jueves quedó a disposición judicial.

Retirada del pasaporte

Tras comparecer ante la titular del Juzgado de Instrucción número 5 de El Prat, en funciones de guardia esta jornada, la sospechosa se acogió a su derecho a no declarar, según informó el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC). No obstante, la jueza acordó su puesta en libertad provisional con cargos -está acusada de delitos de desorden público y favorecimiento de la inmigración ilegal-, aunque le impuso varias medidas cautelares como la retirada del pasaporte, la prohibición de salida del país y su personación diaria ante la autoridad judicial de El Prat.

Un caso similar ya ocurrió hace un año en el aeropuerto de Palma de Mallorca. Aquel vuelo iba también desde Casablanca a una ciudad Turquía y tuvo que aterrizar de emergencia porque precisamente una mujer simuló estar de parto. Entonces un grupo de inmigrantes provocó un tumulto y logró bajar las escalerillas del avión. Un juzgado ha abierto una investigación penal contra todos ellos por un delito de sedición.