Hallan el cadáver de un hombre que llevaba muerto un año en su casa en Madrid

    Cargando reproductor ...
07/05/2019

La Policía Nacional halló la semana pasada el cadáver de un hombre de 70 años que llevaba muerto más de un año en su vivienda del distrito madrileño de Puente de Vallecas sin signos de violencia.

Fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid han confirmado a Efe el suceso del que informa este martes el diario El Mundo, que detalla que fueron unos vecinos los que alertaron a la Policía porque la vivienda, situada en el número 98 de la avenida de Pablo Neruda, pretendía ser ocupada por unas personas.

Los vecinos del inmueble contactaron, a través de la Policía, con una prima del fallecido, que confirmó que su familiar, que vivía solo, no se encontraba en una casa que tenía en la sierra, por lo que el día 1, en torno a las ocho de la tarde, bomberos del Ayuntamiento de Madrid y agentes de la Policía entraron en el inmueble por una vivienda contigua.

Descubrieron al hombre muerto sin signos de violencia en el piso que estaba repleto de basura, según han indicado a Efe fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

Se trata del segundo cadáver hallado en una vivienda en Madrid sin que vecinos ni familiares se percataran de que sendas personas llevaban muertas mucho tiempo, tal y como sucedió también el pasado 18 de abril cuando la Policía halló a una anciana de 83 años fallecida hace varios años en su casa del distrito de Salamanca.

Algunos vecinos han explicado este martes que Santiago, el hombre hallado muerto en Puente de Vallecas, padecía esquizofrenia, motivo por el que no se relacionaba con ellos con normalidad, aunque no daba problemas y tenía al día todos los pagos de la comunidad.

María, vecina del bloque, ha relatado que el martes pasado supieron que unas personas querían ocupar la vivienda de Santiago, al que echaban de menos desde hacía meses pero no se extrañaron porque tenía una casa en la sierra a la que iba a veces, y mantuvieron una reunión en la que acordaron ir a la Policía.

"No sospechábamos nada. Él tenía esquizofrenia desde joven y se metió en su mundo y al final solo salía de noche, cuando no había gente. Pero no causaba problemas y le queríamos todos", ha explicado.

La mañana de este martes aún había operarios de limpieza del Ayuntamiento de Madrid en la casa, de la que, según los vecinos, ya han retirado dos camiones llenos de enseres.