Imagen del momento en el que encontraron el cadáver del inmigrante. / Foto cedida por paolo romano a canarias7

El migrante fallecido llevaba varias semanas durmiendo en la calle

Fue encontrado sobre las 9.30 horas. Tiene entre 20 y 30 años y dormía en una colchoneta junto con otros cuatro migrantes

Carlos Santana Beltrán
CARLOS SANTANA BELTRÁN Las Palmas de Gran Canaria

A primera hora de este martes se halló, sobre las 09.30 horas, el cadáver de un inmigrante de entre 20 y 30 años, en plena calle en la zona del Puerto en la capital grancanaria. Al lugar acudieron agentes de la Policía Local y la Policía Nacional, como muestra la imagen cedida por Paolo Romano, que se encargaron de las pesquisas tras el traslado del cuerpo al Instituto de Medicina Legal de Las Palmas.

Al lugar acudieron también dos ambulancias del SUC, que no llegaron a intervenir al llevar tiempo fallecido. Se trata de un hombre indocumentado, de origen extranjero, que podría tener algunos signos de violencia aunque no se ha confirmado que estén relacionados con su fallecimiento. Es por ello que se mantienen abiertas todas las líneas de investigación de las causas de la muerte.

Según ha podido saber CANARIAS7, se trata de un hombre joven que llevaba varias semanas durmiendo en un colchón en el lugar en el que este martes se encontró su cuerpo. S egún el testimonio de unos vecinos, el fallecido estaba siempre por la zona con otros cuatro inmigrantes desde hace varias semanas, aunque en los últimos días solo se le vio con otro migrante.

Sin registrarse ninguna incidencia importante en los últimos días en el lugar, los vecinos no detectaron ningún ruido ni pelea en las horas previas a que se encontrase el cadáver del fallecido a la altura del número 16 de la calle Albareda. Es por lo que tampoco se descarta la muerte natural del inmigrante.

Por su parte, desde Somos Red se denuncia que el inmigrante falleciese en la calle. Desde la organización se relata que una vecina fue a retirar su coche en la calle Albareda, se percató de que uno de los chicos que llevaba días durmiendo en esa zona, y que por la mañana eran desalojados por la policía, estaba en una posición extraña.

Al ver que no reaccionaba ante el ruido del coche, y siendo enfermera, se acercó a comprobar su estado, dándose cuenta de la situación y activando a los servicios de emergencia. Se presentaron unidades de la policía y el Servicio Canario de Salud, constatando el fallecimiento de esta persona, y siendo avisado el juez para el levantamiento del cuerpo.