«Estaba dormido cuando me prendieron fuego»

    Cargando reproductor ...
18/05/2017

Fueron con intención de quemar vivo a Jerónimo mientras dormía en las escaleras de acceso a la Estación de Guaguas de San Telmo prendiéndole fuego a la cortina de ducha que usa para taparse. Los dos jóvenes fueron detenidos y uno de ellos está en prisión.

Las Palmas de Gran Canaria

Hace algo más de una semana que Jerónimo sufrió el brutal y sin sentido ataque de dos jóvenes, de 20 años, mientras dormía como hace todas las noches en las escaleras de acceso a la Estación de Guaguas de San Telmo y aún tiene el miedo en el cuerpo. Un temor que se mezcla con la rabia e incomprensión de unos hechos que se escapan completamente de la razón. «Estaba durmiendo profundamente, porque como no puedo dormir ni descansar durante el día caigo frito, cuando vinieron y prendieron fuego a la cortina de plástico con la que me tapo por la noche. Ni me enteré de lo que estaba pasando hasta que noté el fuego», relata este varón de nacido en el señero barrio capitalino de La Isleta y que lleva varios años pernoctando en la céntrica estación de guaguas. Fue un miembro del equipo de seguridad privada quién vio como un joven prendía fuego a la cortina y el que rápidamente se la quitó de encima a Jerónimo. El mismo también dio aviso a los agentes del Cuerpo Nacional de Policía que acudieron al lugar.

«El de seguridad piso varias veces la cortina para apagar las llamas. Gracias a él, sino me hubiese quemado», añade.

«Estaba dormido cuando me prendieron fuego»

Ni conocía a los dos jóvenes que perpetraron el acto ni había discutido con ellos ni nada que le de razones para entender el ataque. En los años que lleva en la calle no había tenido que afrontar una pesadilla como la vivida en la madrugada del pasado 10 de mayo. «Vinieron a por mi por la cara. Para hacer la gracia. Nunca me había pasado nada así. Espero que le den su merecido y me alegro de que no estén en la calle porque así no se lo van a poder hacer a otra persona. Por suerte no me pasó nada», relata. Al parecer el vigilante fue avisado por uno de los presuntos responsables que se hizo pasar por testigo de relatando que un joven había lanzado una colilla encendida sobre la víctima y que al ver que no ardía le prendió fuego de nuevo. Este facilitó las características de su compinche con intención de cargarle a él las culpas de lo sucedido, descripción que usaron los agentes para dar con él. Finalmente las pesquisas desarrolladas por los agentes destaparon el intento de engaño deteniendo a los dos presuntos autores, ambos de 20 años y con antecedentes policiales, uno de ellos arrestado días después en Arucas y acusados de los delitos de odio e intento de homicidio. Uno de ellos ingresó en prisión.