Instagram

La misteriosa muerte de una jequesa catarí en Marbella

La Policía investiga las causas de la muerte de Kasia Gallanio, expareja del tío del emir de Catar hallada el lunes 30 de mayo

JOAQUINA DUEÑAS Málaga

Kasia Gallanio, exmujer del tío del emir de Qatar, fue hallada muerta en Marbella el domingo 29 de mayo. Un fallecimiento, a los 46 años, que la policía está investigando y que ha tenido una gran repercusión, especialmente en Francia, donde tiene un contencioso abierto con su exmarido por la custodia de sus tres hijas y donde la noticia ha corrido como la pólvora.

La exjequesa vivía en la avenida Montaigne de la capital francesa de donde huyó con sus dos hijas gemelas de 17 años, Noûr y Louna, para refugiarse en la ciudad costasoleña tras su separación de Abdelaziz bin Khalifa Al-Thani al que acusó de agresión sexual incestuosa a una de sus hijas. Un extremo que el tío del emir siempre ha negado.

Fuentes policiales señalan que a primera hora del día 29, se localizó el cuerpo de una mujer de 46 años en su domicilio de Marbella sin síntomas de violencia. A la vivienda se accedió por petición de una de sus hijas, menor de edad, que se puso en contacto con las autoridades después de llevar cuatro días intentando contactar sin éxito con su madre desde Francia. A la vivienda accedieron dos agentes junto al portero de la finca. Por el momento, la investigación continúa abierta y está pendiente de los resultados de la autopsia. Entre la prensa francesa barajan la sobredosis de drogas como causa de la muerte.

Kasia llevaba una década de enfrentamientos con su exmarido y el pasado mes de marzo decidía hacer pública su historia en el mencionado rotativo francés. Tras la publicación, ratificaba sus palabras a través de su perfil de Instagram donde relataba cómo estaba viviendo la situación. «Estoy haciendo todo lo que puedo para proporcionar, proteger, amar, criar, alimentar y educar a las niñas lo mejor que puedo. No soy perfecta pero lo hago lo mejor que puedo. Los niños NUNCA deben ser usados como víctimas o peones cuando los padres no pueden llevarse bien. El padre de mis hijas, el príncipe Abdelaziz bin Khalifa Al- Thani, no ha pagado ni un centavo por la manutención de las niñas durante más de un año para ayudarme a mantener y criar a nuestras hijas. En mi opinión esto es indignante, injusto y una verdadera vergüenza. No importa en qué nivel financiero o estatus estés… Es realmente inmoral porque de nuevo los niños son las víctimas… Sin embargo, es más humillante cuando eres un príncipe multimillonario de Qatar», escribía.

Durante su estancia en Marbella se la pudo ver participando en algunos de los eventos más importantes de la temporada estival, como la cena de gala que organiza la Asociación Española Contra el Cáncer y que reúne a lo más granado de la sociedad.

De origen polaco, fue la tercera esposa del príncipe qatarí. Creció en Los Ángeles y en 2004 conoció al padre de sus hijas en París, durante un viaje a Francia mientras estudiaba en la universidad. El jeque vivía en la ciudad de la luz desde su exilio en 1992. Según publica la revista 'Gala', Kasia padecía depresión como consecuencia del viacrucis que estaba siendo para ella proceso contra su marido. Parece que incluso había llegado a estar hospitalizada a finales del año pasado.

Quienes la conocen aseguran que estaba pasando por una de sus etapas más tristes y que apenas salía de casa. «Creo que ha muerto de pena», ha llegado a afirmar la que fuera su abogada, Sabrina Boesch a 'Le Parisien'.