El Guaca amenazó a su mujer con un hacha

27/10/2019

El conocido delincuente volvió a ser encarcelado de forma provisional después de que fuese denunciado por agredir a su pareja.

José Manuel Rodríguez Rodríguez, conocido como el Guaca, ha vuelto a ser encarcelado de forma provisional, esta vez por presuntamente agredir y amenazar con un hacha a su pareja sentimental, con la que llegó a tener una orden de alejamiento que le impuso en 2018 el Juzgado de Violencia sobre la Mujer nº 1 de Las Palmas de Gran Canaria.

Este conocido delincuente, que llegó a acumular numerosas condenas por narcotráfico en las últimas décadas, fue denunciado por su pareja después de que protagonizara un nuevo presunto capítulo de violencia machista.

Según la denunciante, el Guaca y ella discutieron por desacuerdos en el alquiler de la vivienda donde residían. En un momento dado, la mujer se fue a la cocina y el denunciado fue tras ella para empezar a golpearla e incluso amenazarla con un hacha. Luego, la llevó a una habitación y la siguió golpeando en la cabeza, pero la misma no supo determinar si fue con el puño o con el propio hacha.

A continuación, según la versión de la denunciante, el Guaca le gritó «a las mujeres como tú hay que partirles todos los huesos para que entiendan», dijo.

Tras unos minutos y ya más calmado, la denuncia recoge como José Manuel Rodríguez Rodríguez se volvió a acercar a su pareja para decirle «las mujeres tienen que estar al lado de su marido y hacerle caso», a lo que la misma contestó que no era necesario que le hiciera daño y que no tenía por qué pedirle perdón.

Tras estos hechos, la denunciante se desplazó hasta una comisaría de policía para denunciar los hechos y narrar cómo el Guaca presuntamente la había amenazado con quemar la casa donde vivían, amedrentaba a su madre y a sus hijos, la vejaba constantemente durante años y que le dijo que ella era de él y no de nadie más y si no era así, le iba a cortar la cabeza de un hachazo para pasearla luego por el barrio de San José, de donde es originario. También refirió que el denunciado la despertaba por las noches para que recogiera utensilios de la cocina y, cuando discutían por algo, le quitaba el móvil y las llaves de su trabajo. Por estos hechos, efectivos de la Policía Nacional procedieron a su detención y permanece en prisión provisional a la espera de juicio.

Hay que recordar que en febrero de 2018, el Guaca fue penado con cuatro meses de cárcel por un delito de quebrantamiento de condena tras vulnerar una orden de alejamiento que tenía sobre su pareja. La misma se dictó tras reconocer que la había maltratado. El Guaca cuenta con un amplio historial de condenas relacionadas con el narcotráfico. El 23 de noviembre de 1992 fue sentenciado a dos años, el 27 de julio de 1994 a tres años, el 15 de noviembre a cuatro años, el 18 de junio de 2002 a nueve años, el 2 de julio de 2002 a nueve años y en 2008 a siete años de cárcel.