Imagen de archivo de los Juzgados de Arucas. / aRCADIO SUÁREZ

Detenido por agredir a tres agentes después de haber tenido un accidente y huir del lugar

Los agentes declararon que el investigado llegó al lugar del siniestro junto a su padre, quien dijo que era el conductor responsable del accidente

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO Las Palmas de Gran Canaria

La Guardia Civil detuvo el sábado por la noche a Pablo Daniel A. R., un individuo que sufrió un accidente en Arucas, se marchó del lugar y al regresar junto a su novio y su padre para que éste último dijera que era el conductor, la emprendió a golpes con agentes de la Benemérita y la Policía Local, hiriendo a tres de ellos. Este joven pasó a disposición judicial ante el titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Arucas, quien abrió unas diligencias previas a la espera de que los afectados se recuperen de sus respectivas lesiones y lo investiga por presuntos delitos de atentado a agente de la autoridad y lesiones.

El suceso ocurrió el sábado por la noche, cuando el detenido iba circulando en su vehículo junto a su novia y tuvo un accidente de tráfico cerca del parque de bomberos de Arucas. Tras salirse de la vía, abandonó el coche y se marchó del lugar sin avisar a nadie, aunque un testigo presencial llamó a la policía local. Los agentes pidieron autorización a la Guardia Civil para acudir al siniestro y no vieron a nadie en el vehículo accidentado. A los pocos minutos llegó un binomio del Instituto Armado y se percataron al mirar dentro del coche que había una riñonera con la documentación de Pablo Daniel A. R. y también había una baliza de tráfico rota, deduciendo que había tenido un percance y la guardó consigo para no levantar sospechas.

A los pocos minutos llegó a la zona junto a su pareja en un Renault Clio conducido por su padre y dijeron a los agentes que iban a retirar el coche. Le preguntaron que por qué se había marchado y respondió el padre que él era el que iba conduciendo y que se ausentó del lugar porque la chica había tenido una «crisis de ansiedad».

Al sospechar de que realmente él no era el conductor, empezaron a realizarle preguntas y vieron como, mientras, Pablo Daniel A. R. se mostraba «nervioso, eufórico, sudoroso y con los ojos rojos». Los agentes le indicaron que iban a visionar las cámaras de seguridad del parque de bomberos para comprobar quién era la persona que iba conduciendo el coche accidentado y fue en ese momento cuando Pablo Daniel A. R. comenzó a gritar y a agredir a los dos agentes que estaban a su lado. El investigado los tiró al suelo y también a un tercero que llegó para ayudarlos mientras el cuarto se quedó vigilando a su padre y a la chica. Causó lesiones de diversa consideración a los tres policías que intentaron reducirle, aunque finalmente pudieron colocarle los grilletes con una gran dificultad. A pesar de que seguía zarandeándose bruscamente, lo introdujeron en el coche de la Guardia Civil y ya dentro, el detenido empezó a golpear con su cabeza la mampara y a dar patadas al interior del coche policial.

Pablo Daniel A. R., que se negó a someterse a las pruebas de alcoholemia y de drogas, está siendo investigado de forma indiciaria por los presuntos delitos de atentado contra agentes de la autoridad o resistencia, tres delitos leves de lesiones y daños en la vía tras la colisión.

Reconocieron ante el juez que el conductor era el detenido

Tras ser detenido y conducido a puesto de la Guardia Civil de Arucas, su padre manifestó a los agentes que, «por temor», intentó apoyar a su hijo declarando inicialmente que era el conductor del vehículo siniestrado. La chica que iba en el mismo también reconoció que Pablo Daniel A. R. era la persona que iba al volante en el momento del accidente.