Conduce drogado a toda velocidad tras robar una cartera a golpes

02/12/2019

Le rompió la nariz para quitarle 300 euros y un teléfono móvil en el pasaje de Inglaterra, en Mesa y López. El detenido huyó en un coche prestado durante algo más de tres kilómetros

La Policía Nacional detuvo a un hombre, de 36 años y con 32 antecedentes policiales, como presunto autor de un delito de robo con violencia cometido en la madrugada del pasado jueves en el pasaje de Inglaterra, en la zona comercial de Mesa y López. Los hechos tuvieron lugar sobre las 02.20 horas del pasado jueves 28 de noviembre, cuando el detenido se acercó a su víctima, de 37 años, en el citado pasaje de la capital grancanaria, y le atacó por la espalda propinándole varios golpes en la cara que terminaron por causarle una fractura en el tabique nasal. Tras la brutal agresión, le arrebató su cartera, que contenía 300 euros en metálico, y su teléfono móvil. Tras conseguir su botín, emprendió la huida, primero a la carrera y luego en un coche, un Peugeot que le habían prestado.

Al llegar los agentes al lugar de los hechos, tras la llamada de la propia víctima, solicitaron la presencia de una ambulancia del Servicio de Urgencias Canario (SUC) para prestarle asistencia sanitaria. El afectado fue evacuado de inmediato al Hospital Universitario Doctor Negrín de Gran Canaria.

Paralelamente a prestar la asistencia sanitaria al afectado, y tras conseguir una descripción detallado del presunto autor del robo con violencia, los agentes desplegaron un dispositivo de búsqueda en el que participaron varias patrullas de la Policía Nacional. Minutos después, el dispositivo daba sus frutos con la localización del presunto ladrón en la rotonda de los túneles de Julio Luengo, en el barrio de Alcaravaneras, a bordo del mencionado turismo circulando a una gran velocidad. Los agentes procedieron a un seguimiento discreto del turismo, que tomó la Avenida Marítima en dirección sur. A la altura de la Fuente Luminosa, los agentes procedieron a darle el alto al sospechoso, momento en el que este emprendió una huida a toda velocidad, poniendo en claro riesgo su propia seguridad y la del resto de usuarios de la Avenida Marítima, según apuntaron fuentes conocedoras de los hechos.

El conductor huido no hizo amago de frenar su rumbo hasta que fue interceptado por varias dotaciones de la Policía Nacional a la altura del teatro Pérez Galdós.

Una vez frenada su marcha, los agentes comprobaron que se encontraba en un estado de agitación considerable, por lo que solicitaron la colaboración de una unidad de la Policía Local de Las Palmas de Gran Canaria, que realizó un test de drogas. La prueba realizada dio positivo en cocaína y benzodiacepina, por lo que se le propuso para sanción además por estos hechos.

Una vez detenido, negó haber sido autor del robo con violencia cometido en el Pasaje de Inglaterra y aseguró a la Policía que era el que había sido víctima de un intento de robo por parte de la víctima y que se defendió dándole una paliza al denunciante.