Una asociación de Guardia Civil denuncia que hay «permisividad» con los incidentes

Los agentes no concretan quién es el responsable, pero en el altercado que se produjo el 30 de diciembre en hotel de Arguineguín parecen señalar al juez que tomó declaración a los tres detenidos

EFE Las Palmas de Gran Canaria

La Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) sostiene que se están tratando con «permisividad» algunos incidentes presuntamente protagonizados por inmigrantes acogidos en establecimientos turísticos de Canarias, lo que considera que puede derivar en un «efecto contagio».

En un comunicado, la AEGC relata un altercado que asegura que se produjo el 30 de diciembre en hotel de Arguineguín (Gran Canaria), en el que dice que resultaron agredidos tres de los guardias civiles que acudieron al establecimiento a sofocarlo.

Esta asociación de agentes no concreta quién es el responsable de la «permisividad» que perciben con estos altercados, pero en este caso parece señalar al juez que tomó declaración a los tres detenidos.

«Los servicios jurídicos de la AEGC solicitaron su ingreso en un centro de internamiento a la espera de juicio, pero el juez se negó. El resultado ha sido que no se han presentado al juicio, sustrayéndose de la acción de la Justicia», apunta.

«¿De verdad creía que el día del juicio se iban a presentar sabiendo que podían ser expulsados? Ahora ¿quién va a responder de la agresión a los tres guardias civiles? Pero, además, nos parecen muy graves este tipo de actuaciones porque se da una idea que puede ser peligrosa, al menos para la integridad de los guardias civiles, y es que agredirnos siempre sale gratis», argumenta.

La AEGC opina que «esta total impunidad» de la que se queja «se contagia al resto de inmigrantes que están en los centros hoteleros», quienes, en su opinión, «aprenden enseguida que no les va a pasar nada», como cree que muestra el nuevo altercado ocurrido la pasada noche en Puerto Rico, en forma de una pelea entre menores.

Este colectivo de agentes termina su comunicado recordado que «la inmigración ilegal es un problema humanitario» y que sus protagonistas «huyen de sus países buscando una vida mejor, como lo hicieron muchos españoles, entre ellos los canarios», por lo que pide que se «corten las actitudes» de aquellos que son violentos.

La AEGC demanda además que se destinen «medios antidisturbios a las islas con carácter urgente» porque, añade, los guardias civiles de Canarias no se pueden «multiplicar más».