Dos agentes conducen al supuesto autor al cuartel de Corralejo.

Asesta tres puñaladas y una mordida en el cuello a su expareja en Corralejo

La Guardia Civil detuvo al supuesto agresor de nacionalidad británica. La víctima fue atendida en el Hospital General majorero, aunque está fuera de peligro

Catalina García
CATALINA GARCÍA Puerto del Rosario

La Guardia Civil de Corralejo detuvo a un ciudadano británico de 53 años por apuñalar a su expareja, una mujer residente en Fuerteventura aunque de nacionalidad extranjera. El supuesto agresor asestó tres heridas a la víctima: en el abdomen, las costillas y el esternón, además de morderla en el cuello.

El que parece ser un nuevo caso de violencia machista tuvo lugar en la madrugada del sábado, alrededor de las 5.30 horas, en la urbanización Parque Natural, en Corralejo. La víctima es una mujer residente legal en Fuerteventura, aunque de nacionalidad extranjera, y resultó herida por su expareja, aunque no vivían en el mismo domicilio pero sí en la misma urbanización.

La Guardia Civil aclara también que no existen denuncias previas por violencia de género, pero que todo apunta a un caso de agresión machista.

El presunto agresor se localizó de forma rápida en la misma zona del apuñalamiento, con lo que la Guardia Civil lo detuvo y trasladó al cuartel de Corralejo, pasando a disposición del Juzgado de Violencia sobre la Mujer en Puerto del Rosario en el plazo máximo de 72 horas.

La víctima fue traslada al Hospital General, aunque se encuentra estable y fuera de peligro, según los agentes de equipo territorial de policía judicial de Puerto del Rosario.

Sin fallecidas desde 2018

Fuentes de la Dirección Insular de la Administración General de Estado lamentaron ayer el nuevo caso de violencia de género en Fuerteventura y confirmaron que, a pesar de las tres puñaladas en abdomen, las costillas y el esternón, la mujer está hemodinámicamente estable y que no precisó ingresarla en la UCI, continuando en observación y a la espera de más pruebas médicas.

Menos suerte que esta mujer de nacionalidad extranjera tuvo la joven majorera de 21 años que, el 4 de junio de 2018, su propio primo mató en el tranquilo pueblo de Valle de Santa Inés, en el municipio de Betancuria. Desde entonces, Fuerteventura no ha vuelto a figurar en la lista de víctimas mortales por la violencia machista. El homicida le dio con un objeto contundente en la cabeza, que nunca apareció, y le colocó una cinta en el cuello para finalmente taparla con una manta e intentar limpiar la sangre y sus propias huellas con la fregona.

La Guardia Civil de Puerto del Rosario le detuvo después de que, tranquilamente, compartiera las horas de duelo posteriores a la muerte violenta con la familia, estuviera en el velatorio y fuera al entierro.