David José R. P. alias 'el Adoptado', investigado como autor de la muerte de Andrea Costa. / c7

Lo asesinaron tras discutir con 'el Adoptado' y otros investigados por irse de un chino sin pagar

La Guardia Civil esclarece el móvil del crimen y lo sitúa la noche del sábado en un restaurante asiático de Playa del Inglés. Hay ocho investigados y tres de ellos están en prisión

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO Las Palmas de Gran Canaria

El magistrado titular del Juzgado de Instrucción número 1 de San Bartolomé de Tirajana decretó ayer la prisión preventiva para David José R. P. alias 'el Adoptado', el presunto autor material del crimen que acabó con la vida de Andrea Costa, calificado como asesinato, y para una mujer como supuesta cooperadora necesaria. Además, cinco personas más quedaron en libertad provisional como supuestos autores de un delito de encubrimiento y otra por supuesta omisión del deber de socorro.

La investigación -que ha sido encabezada por los agentes del equipo de Personas de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial y el equipo de Vecindario- sostiene, según fuentes judiciales, que todo comenzó la noche del pasado sábado. En ese momento estaban juntos cinco de los investigados -'el Adoptado', Abdelfattah E., una chica llamada Estefanía, otra de nombre Marta Esther y un individuo que no ha sido localizado aún- junto a la propia víctima y se desplazaron hasta el restaurante asiático Sakura III de Playa del Inglés en el coche del italiano. Según declararon varios de los investigados, fue el propio sospechoso del crimen el que tuvo la idea de ir y, además, manifestó a algunos que él pagaría la cuenta. Al llegar al local, situado en la avenida de Tirajana y después de haber consumido diferentes sustancias estupefacientes, comenzaron a comer, aunque levantaron las sospechas de los propietarios del local, que según testigos, pudieron haber llamado a la policía al temer que no les pagarían la cuenta.

Y así fue. Al acabar, todos se marcharon corriendo del restaurante menos Andrea Costa, que se quedó dentro molesto por lo que estaba ocurriendo. En ese momento, y todo esto según los testimonios ofrecidos por los investigados, llegó una dotación de la Policía Nacional que retuvo al italiano. Los agentes lo identificaron y estuvieron un buen rato hablando con él para ver si pagaba la cuenta y si los responsables del restaurante iban a denunciar. Andrea Costa les manifestó que no tenía dinero y que todo lo ocurrido no había sido responsabilidad suya, que a él lo habían invitado.

Mientras tanto, las otras cinco personas que salieron corriendo estaban esperando escondidos en las inmediaciones del restaurante, pero empezaron a ponerse muy nerviosos, sobre todo 'el Adoptado', pensando que Andrea les estaba delatando ante los agentes de la autoridad y les había contado algunas de las actividades delictivas que cometían con asiduidad.

Al llegar Andrea, hay varias versiones contradictorias. Algunos de los investigados manifestaron que se fueron por su cuenta y otros que regresaron en el coche de la víctima y que conducía una de las chicas hasta la casa donde se produjo el crimen, situada en el Cruce de Sardina. En lo que sí coinciden es que por el camino se inició una fuerte discusión ya que, por una parte, Andrea se quejaba de que le habían dejado tirado en el restaurante y, por otro, los demás que le reprochaban que les hubiese delatado a la policía. Esa pelea continuó y fue a más cuando llegaron hasta la casa del 'Adoptado', en la calle Ayagaures. Los testimonios ofrecidos ayer al juez, aunque fueron contradictorios, apuntaron a que fue el sospechoso del asesinato el que golpeó con violencia a la víctima -presuntamente- junto a la persona que aún no han localizada hasta ocasionarle la muerte. Según declararon, todos estaban bajo los efectos de las drogas y no midieron la intensidad de sus acciones.

La agresión fue de tal calibre que acabó con la vida de Andrea Costa, que fue maniatado y escondido dentro de uno de los cuartos de la vivienda durante más de 24 horas. Por el momento, se desconoce qué hicieron las otras personas que pudieron haber presenciado los hechos.

Al día siguiente acudió al domicilio la madre del 'Adoptado' para llevarle comida. Fue en ese momento cuando este individuo le comentó a la señora -de avanzada edad- que se había hecho daño, que por eso había sangre en la vivienda y que si le ayudaba a limpiarla. Al parecer, el investigado era muy violento y se solía autolesionar, por lo que no era extraño que hubiese manchas de sangre en la casa. A pesar de la limpieza, los investigadores pudieron detectar los restos biológicos nada más llegar a este inmueble cuando procedieron a la entrada y registro del mismo la noche de pasado lunes.

Pero ese domingo y según las primeras pesquisas, 'el Adoptado' bajó el cuerpo hasta la calle y lo metió en el coche propiedad de la esposa de Andrea y fue hasta Pozo Izquierdo donde lo quemó utilizando acelerantes. Los investigadores piensan que, tras prender fuego al vehículo, regresó a su casa andando.

La víctima, Andrea Costa. / C7

La Policía Judicial no descarta que se produzcan más detenciones

La autoridad judicial ordenó ayer la prisión preventiva para David José 'el Adoptado' como supuesto autor material del crimen de Andrea Costa y calificó los hechos como un posible delito de asesinato. También envió al centro penitenciario a una mujer llamada Estefanía como supuesta cooperadora necesaria, que acudió ayer en principio a sede judicial a comparecer en calidad de testigo, pero acabó entre rejas.

Otros cuatro detenidos también fueron puestos en libertad provisional pero investigados como supuestos autores en distintos grados de un posible encubrimiento del asesinato y que están relacionados tanto el sábado en la cena, como los días posteriores hasta que fue hallado el cadáver calcinado el lunes pasadas las siete de la mañana en un Lancia Ypsilon que era propiedad de la esposa del fallecido. Estas personas son la actual pareja del 'Adoptado', de nombre Guacimara M. L., la que fue su novia anteriormente Ainza María V. R., un varón que se llama Abdelfattah E. y Eulogio Joseph K. M. Todos ellos declararon ante el juez menos la pareja del principal sospechoso. La otra persona que no había sido detenida hasta el momento pero que ayer compareció ante la autoridad judicial y quedó en libertad provisional, fue Marta Esther, investigada por un delito relativo a la supuesta omisión del deber de socorro.

Los investigadores de la Guardia Civil no descartan que se produzcan más detenciones.