Planta de tratamiento de Alhendín. / ideal

Aparece el cadáver de un hombre en una planta de residuos en Granada

La víctima llevaba botas de fútbol y bata de hospital puestas. La policía trata de identificarlo después de comprobar que carece de antecedentes policiales

JOSÉ R. VILLALBA Granada

El cadáver aparecido ayer por la tarde en la planta de tratamiento y reciclaje de basuras de Alhendín se corresponde con el de un varón, de unos cuarenta años, que calzaba unas botas de fútbol y vestía una bata fina de las que habitualmente se usan de pijama para usuarios ingresados en residencias u hospitales.

La Guardia Civil trabaja para tratar de identificarlo ya que las huellas dactilares no coinciden con ninguna de las acumuladas en la base de datos de las fuerzas policiales, lo cual se traduce en que este individuo no ha sido detenido nunca y por tanto carece de antecedentes policiales.

Sí se sabe que el cuerpo de la víctima procede de algún punto de la provincia, aún por determinar, y que podría llevar muerto alrededor de una semana, según han comunicado las fuentes consultadas por IDEAL. De momento solo son estimaciones que se irán modificando conforme la investigación policial vaya obteniendo datos más precisos.

El cuerpo de la víctima apareció ayer en torno a las cinco de la tarde en la línea de envases de plástico de la planta de reciclaje de Alhendín. La primera inspección ocular, en espera del informe previo del Instituto de Medicina Legal, apunta a que no presentaba signos aparentes de violencia y por ende no se descarta que pueda tratarse de algún indigente que utilizara el contenedor para dormir o alguien que estuviera ingresado en una residencia u hospital con sus facultades psíquicas mermadas que tras escaparse buscara refugio en un contenedor para refugiarse del frío. De momento, solo son hipótesis. La Guardia Civil sigue adelante con la investigación sobre este caso.

El hallazgo

Un trabajador dio la voz de alerta después de encontrar el cuerpo sin vida de este individuo. Inmediatamente se dio aviso a la Guardia Civil y se paralizó todo el trabajo en la cadena de tratamiento de residuos. El finado apareció en la cinta donde se filtran los envases de plástico depositados en los contenedores amarillos. La planta de tratamiento dispone de un depósito donde los camiones echan todo el plástico de estos contenedores amarillos. Después, una pinza-grúa de grandes dimensiones va sacando estos plásticos del depósito para ir colocándolos en una cinta transportadora donde se hace la selección. Es en esa cinta donde ha aparecido el cadáver.

Por la hora en que ha aparecido, se puede determinar la zona de donde procedían los residuos entre las que estaba envuelto el varón. Esta será ahora una de las tareas de los investigadores policiales de ir reconstruyendo el recorrido de los camiones que echan estos envases en la planta de Alhendín y cuyos residuos son tratados por la tarde.

En esta planta de tratamiento de Alhendín apareció un bebé sin vida el 16 de enero de 2018. Los investigadores lograron finalmente arrestar a la madre y al abuelo del bebé después de saberse que ella se había desprendido del pequeño con la colaboración de este hombre. Al menos, ella sigue cumpliendo condena en la cárcel de Albolote por este homicidio.