Foto de archivo de una mujer joven recién vacunada. / Arcadio suárez

¿Si la vacuna me tumba un día, tendré más inmunidad? No, según los expertos

Las mujeres menores de 65 años reportan más efectos adversos. Muchos factores influyen en la reacción a las vacunas, incluso el estrés

Carmen Delia Aranda
CARMEN DELIA ARANDA Las Palmas de Gran Canaria

Las vacunas y sus efectos están en todas las bocas, sobre todo a medida que van administrándose las segundas dosis.

¿Te has vacunado? ¿Cuál te tocó? ¿Cómo te sentó? Son preguntas que surgen dada la variedad de respuestas; desde quienes apenas han sentido hinchazón en el brazo a los que han ardido en fiebre o han tenido dolor muscular o de cabeza entre las 24 y 78 horas posteriores al pinchazo.

¿Es positivo que el cuerpo reaccione con intensidad? ¿Es verdad que se crean más anticuerpos? «En absoluto, esas personas tendrán el mismo perfil de protección que cualquier otra», responde el presidente de la Asociación Española de Vacunología, Amós García Rojas.

La buena noticia es que las vacunas, «en todas las persona inmunocompetentes, generan una respuesta inmunitaria excelente, tanto en anticuerpos y como celular», sostiene Yvelise Barrios, especialista en Inmunología Clínica del Hospital Universitario de Canarias (HUC) de Tenerife, quien lo ha constatado con un test que permite medir cuánto dura la inmunidad frente a la covid y cuyo desarrollo ha dirigido.

«Es difícil encontrar las mismas reacciones. Hay personas con una mejor tolerancia que otras y las molestias se perciben de manera distinta. Hay un gran abanico circunstancias que motivan reacciones diferentes», afirma la también vocal de la Sociedad Española de Inmunología.

Las reacciones más intensas afectan a mujeres jóvenes. « Hay diferencias respecto al género, la edad, incluso por la situación emocional. Muchos factores participan. La respuesta inmune innata se ve afectada por ciertas hormonas que se producen en una situación de estrés. La forma física y el hecho de tener otras enfermedades concomitantes hace que la respuesta inmune local sea diferente», explica Barrios.

En todo caso, ambos recalcan que los efectos son leves y transitorios. « Es una situación pasajera que debemos asumir. No debe echar para atrás a nadie. El beneficio es muy alto; protegernos de la covid en su forma más grave y de la muerte», afirma Barrios.

Hasta el 30 de mayo, se habían registrado en la base de datos del Sistema Español de Farmacovigilancia 24.491 acontecimientos adversos, es decir, unas 93 notificaciones por cada 100.000 dosis pinchadas. El 88% de los efectos reportados en España corresponden a personas de entre 18 y 65 años, en su mayoría mujeres (79%). De hecho, de las 24.491 reacciones, 17.408 afectaron a mujeres con menos de 65 años.

Un total de 4.659 reacciones adversas fueron consideradas graves, entendiéndose como tal cualquier acontecimiento que requiera hospitalización, genere una discapacidad significativa o cualquier otra condición que se considere médicamente relevante, según recoge el informe que aclara que las reacciones reportadas no siempre están relacionadas con la vacunación.

Las reacciones más raras y singulares deben reportarse en un formulario en la web notificaram.es del Sistema Español de Farmacovigilancia.