Un plan frente al Riesgo Volcánico de Tenerife

08/02/2020

El área de Seguridad del Cabildo de Tenerife ha mantenido la tercera de las reuniones de trabajo de la Comisión Técnica Multidisciplinar de la Corporación insular para los trabajos del Plan de Actuación Frente al Riesgo Volcánico de Tenerife (PAIV), un documento indispensable en la gestión de las emergencias relacionadas con posibles erupciones en la isla y que en la actualidad se encuentra en proceso de proyección.

ETIQUETAS:

"Vivimos sobre un territorio volcánico y en los últimos 600 años se han producido 16 erupciones en Canarias, por lo que no podemos dejar al azar ninguna circunstancia de actuación de cara a una nueva posible actividad volcánica", indicó el consejero del área, Cayetano Silva. "Es por ello que debemos tener estudiadas y planificadas todas las acciones que se deben poner en marcha, atendiendo siempre a los procedimientos que desde el Gobierno de Canarias se establecen en el Plan Especial Frente al Riesgo Volcánico de Canarias (Pevolca), que es el 'padre' de nuestro plan".

Estas reuniones de puesta en común se realizan de manera periódica con los agentes implicados en emergencias de protección civil, desde las representaciones municipales, patronales y de trabajadores, bomberos, diferentes áreas y servicios del propio Cabildo, entre otros. La cita de esta semana se produjo para la puesta en común del capítulo dedicado a los procesos de evacuación, albergue y abastecimiento de la población.

"En caso de producirse una emergencia volcánica, el número de personas que pueden llegar a ser evacuadas puede ser muy alto, y aunque ni siquiera se haya producido erupción alguna, es decir, solo haya avisos, los procesos de transporte, alojamiento y abastecimiento deben estar muy bien parametrizados y protocolizados, y estamos en este trabajo", indicó Silva.

La redacción de este plan está siendo llevada a cabo entre el Cabildo de Tenerife y la Cátedra 'Reducción del Riesgo de Desastres. Ciudades Resilientes' de la Universidad de La Laguna, al frente de la cual se encuentra la geóloga Carmen Romero.

"Hay que tener en cuenta que en todas las erupciones que se han producido en Canarias ha habido evacuación de la población, de manera espontánea o controlada", ha indicado Romero, por lo que llegados al punto de poblamiento de las islas en la actualidad "una posible evacuación de la población y su reubicación en albergues debe estar protocolizada, aunque por la propia naturaleza de estos acontecimientos, este protocolo debe ser flexible. En lo que a volcanes se refiere, podemos hablar de acciones en las que esté implicada la población durante mucho tiempo, hay que recordar, por ejemplo, que la última actividad volcánica en Lanzarote duró siete años".