Imagen de archivo de estudiantes en el campus de Tafira. / ARCADIO SUÁREZ

La ULPGC estudia sus nuevas titulaciones tras una macroencuesta a docentes, alumnado y empresas

Todos los títulos se ajustarán a los nuevos ámbitos de conocimiento, pero algunos «no están funcionando», reconoce la universidad

Luisa del Rosario
LUISA DEL ROSARIO Las Palmas de Gran Canaria

Cuando se presentó a las elecciones al rectorado de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) el equipo del actual rector, Lluís Serra, se comprometieron a r ealizar un nuevo mapa de titulaciones. Y en eso están. De hecho la universidad ha elaborado ya un informe para el que lanzó una macrencuesta a la que respondieron 1.700 docentes, 8450 estudiantes y personas egresadas y 450 empleadores, afirma el vicerrector de Grados, Posgrados y Nuevas Titulaciones, Luis Hernández.

«Yo entendía que el nuevo mapa de titulaciones había que plantearlo con calma, pero siendo rigurosos en cuanto a lo que significaba que fuera participativo, que la comunidad universitaria fuera partícipe y que los resultados tuviesen un feedback por parte del resto de los agentes que tienen representación en la universidad y el Consejo Social. Lo que se hizo fue nombrar a un coordinador, el profesor Claudio Tascón, y él planteó un proyecto en tres etapas», explica Hernández.

Análisis previo de las titulaciones existentes en la ULPGC

Tascón, por su parte, propuso un análisis basado en la prospectiva en tres etapas. Ese «proyecto se dividió en dos estudios. El primero Ese proyecto se dividió en dos estudios con variables e indicadores de títulos de grado y posgrado de la ULPGC y un segundo estudio de prospectiva académica -donde estarían las otras dos fases, el análisis documental y descriptivo sobre cada titulación y en el segundo trabajar mediante encuestas«.

«Se lanzaron y respondieron 1.700 docentes, 8.450 estudiantes y 450 empleadores. Con todos esos datos e indicadores como el número de estudiantes, los resultados de los egresados y con otras encuestas que tenemos en la universidad como Docentia, sobre el rendimiento, la inserción laboral, la internacionalización, la satisfacción con la titulación... con todo ello se hizo un análisis mediante distintas técnicas que ya está terminado», asegura.

El vicerrector explica que ya han terminado el segundo estudio que se ha enviado al profesorado de cada titulación y se deja «un tiempo prudencial» para valorarlo en su conjunto y discutirlo.

Cambios para adaptarse a la nueva normativa

En realidad, asegura el vicerrector, todas las titulaciones se van a modificar al menos mínimamente para adaptarse al nuevo real decreto para adaptar a las áreas de conocimiento a los nuevos ámbitos de conocimiento. Y esto «nos abre una oportunidad para modificar titulaciones o un titulo conforme ese punto de área a ámbito», señala Hernández.

Sin embargo, advierte, « lo que nos están diciendo las cifras es que hay descontento por aquí o por los empleadores sobre determinadas cuestiones que evidentemente se puede cambiar y en ese sentido en esta segunda etapa reflexión y ver cuáles son las titulaciones que ahora mismo se están moviendo en Europa en otras universidades y qué éxito tienen. Saber qué se demanda por parte del mercado. Esta segunda reflexión deberíamos dejarla reposar para saber si debemos ir a otros tipos de títulos».

En opinión del vicerrector lo que parece evidente es que «en algunos casos van a cambiar, otros los cerraremos y abriremos nuevos».

Titulaciones que no funcionan en la ULPGC

« Hay titulaciones que no están funcionando, que no tienen interés para el alumnado. Hay titulaciones que repiten muchos contenidos o dos que se parece muchísimo. Eso sí lo sabíamos de antemano y tenemos que meterle mano, fundir o cerrar eso sí lo sabemos. No doy más detalle aunque todo el mundo sabe cuales son», aseguró.

Entre la entrada en vigor del Plan Bolonia, con los másteres y 2018 la ULPGC dio de baja 18 másteres. En 2021 canceló otros cuatro, por falta de estudiantes. Mucho menos movimiento han tenido los grados. En los últimos cinco años desapareció uno, Ingeniería Informática y ADE, y han nacido dos, Traducción e Interpretación Inglés-Alemán y Turismo y Ciencia e Ingeniería de Datos.

En los resultados que se han obtenido de este primer análisis «no hay sorpresas, pero sí es verdad que se han observado otras dimensiones, otros indicadores que hasta ahora no se habían utilizado. Hay titulaciones clásicas que siguen funcionando, otras que han ido perdiendo alumnos porque el mercado no da abasto para garantizar egresados entren en mercado de trabajo, ahí se podría ajustar no tanto el título sino el número de alumnos. Y también es verdad que hay títulos que ya el Gobierno de Canarias había planteado cambios radicales y, en algunos casos, los propios departamentos y centros nos están diciendo no ven futuro en ese título».