Pagaba a su vecina de 11 años para que se dejara dar besos

10/07/2018

La Audiencia Provincial juzga a un filipino de 42 años que abusaba de una niña a cambio de dinero y un móvil. Se enfrenta a 11 años de cárcel

Pagó dinero y regaló un teléfono móvil a su vecina de 11 años de edad a cambio de que se dejara besar en la boca y tocarle las nalgas. Esta es la conclusión a la que ha llegado la fiscal Teseida García tras la investigación realizada sobre Genaro T. U., un hombre de nacionalidad filipina que se enfrenta a una petición de condena de 11 años y al pago de 5.160 euros por haber cometido, presuntamente, el delito de abuso sexual continuado a una menor de 16 años y otro de prostitución de menores.

Será la Sección Segunda de la Audiencia Provincial la que juzgue hoy, a partir de las 10.30 horas, a este hombre, de 42 años de edad y que, según el Ministerio Público, consiguió que una vecina suya de 11, se dejara besar en la boca y tocar los glúteos en un periodo de tiempo comprendido en el último cuatrimestre del año 2016.

Según el escrito del fiscal, el varón, a cambio de que la menor le diera un beso en la boca, le prestó durante unos días un teléfono Samsung Note 5, prometiéndole que le regalaría uno similar más adelante. Días después, la niña acudió al domicilio del acusado en compañía de otra menor para venderle artículos para costear su viaje de fin de curso. El encausado, presuntamente, la tocó las nalgas a cambio de 40 euros. En noviembre de 2016, volvió a encontrarse con la menor y le dio 90 euros a cambio de que la besara en la boca, para así satisfacer sus deseos sexuales. Por último, en diciembre le regaló un smartphone a cambio de un nuevo beso en la boca.

El Ministerio Público cree que el encausado se comunicaba con la niña «solicitándole fotos que ésta nunca envió» y pidiéndole hablar «de sexo».