Tribunales

Ocho meses de prisión por lesionar y amenazar con una katana en El Batán

17/05/2019

El acusado reconoció que amenazó a varios clientes en el aparcamiento de un supermercado, golpeó a dos personas y aporreó varios vehículos con el cuchillo. Tendrá que pagar 1.271 euros

ETIQUETAS:

El Juzgado de Instrucción número 1 de Las Palmas de Gran Canaria ha condenado a Juan Josué Salazar a ocho meses de cárcel y el pago de 1.271 euros en concepto de multas y responsabilidad civil después de que amenazase con una katana a los clientes de un supermercado en El Batán, agrediese a dos de ellos y aporrease varios coches que se encontraban en el lugar.

Según la sentencia de conformidad y que dio por buena la acusación formulada por el fiscal y el letrado Jesús Alexis Bethencourt, el pasado 3 de marzo de 2018, el acusado se presentó en el aparcamiento de un supermercado del barrio de El Batán provisto de una katana de grandes dimensiones en su mano y comenzó a dar golpes a algunos vehículos gritando que le daba igual que salieran los dueños de los mismos, que «los rajaba», exclamó. A continuación, se dirigió hacia una clienta del supermercado que iba con la compra en la mano a la que le gritó «tú que miras» de forma intimidatoria. Poco después, el autor de los hechos se cruzó con otro cliente que iba acompañado de su pareja y dos hijas menores y, tras preguntarle qué estaba mirando, le cogió por el cuello con una mano mientras con la otra hacía gestos de intentarle clavar la katana hasta que el agredido consiguió escapar. Sin embargo, al estar allí su mujer y sus hijos, se quedó para protegerlas, instante que aprovechó Juan Josué Salazar para ir a por él, poniéndose en medio de ambos su mujer que recibió un fuerte golpe del denunciado. El agredido cogió un palo y consiguió arrebatarle la katana.

Imagen del acusado tomada por las cámaras de seguridad katana en mano.
Imagen del acusado tomada por las cámaras de seguridad katana en mano.

Pero no satisfecho con sus actos, se volvió y fue a por otra clienta que se encontraba en el aparcamiento con su hija y le dijo «tú qué coño miras, sí tú la de verde», refiriéndose a la menor que se asustó e introdujo en el coche. El acusado fue a por ellas y rompió la ventanilla trasera izquierda del vehículo y abolló la chapa del mismo. La niña y su madre sufrieron sendos cuadros de ansiedad.

Dijo no recordar nada

En su defensa, Juan Josué Salazar manifestó en sede judicial cuando declaró en instrucción que no recordaba nada puesto que estaba bajo los efectos de unas pastillas que le había dado «un hombre del barrio» ya que se encontraba sufriendo «problemas familiares», con su novia y aparte «tenía poco dinero». A pesar de esta primera versión, Juan Josué Salazar reconoció todos los hechos que se le imputaban y asumió la sentencia in voce que le condenaba a ocho meses de cárcel, el pago de 800 euros de multa por las amenazas y las lesiones y 471 euros en concepto de responsabilidad civil sobre las dos víctimas de lesiones de carácter leve.