Tribunales / Operación Fermín

Fermín tenía dos medallas al mérito policial

21/02/2020

Una de las cuestiones que más levantó sospechas para los agentes encargados de la investigación en la Operación Fermín, era el alto tren de vida que llevaba el presunto agente corrupto en compañía de su esposa. Si bien ambos tenían dos puestos de trabajo estables con nóminas elevadas –uno policía y la otra banquera–, no tenían ningún tipo de rubor a la hora de mostrar públicamente el alto nivel de vía que mantenían, con múltiples propiedades, relojes de lujo, vehículos de alta y hasta un barco en Pasito Blanco, según pudieron constatar los investigadores tras los registros efectuados.

En el chalet donde ambos vivían en Las Majadillas, los agentes de policía encontraron, entre otras muchas pertenencias, dos relojes de la marca Rolex y otros dos de la marca Hublot, además de numerosas joyas de oro y plata que, en su mayoría, tenían piedras preciosas, según consta en los atestados policiales.

El matrimonio tenía un altísimo tren de vida

En esta entrada y registro también hallaron una gran cantidad de teléfonos móviles de todo tipo –desde smartphones hasta más rudimentarios–, cámaras de foto profesionales perfectamente equipadas, ordenadores, tablets, dispositivos de almacenamiento, GPS y dinero en efectivo repartidos en varias de las estancias del dúplex. Además, encontraron numerosos documentos bancarios y facturas, como una de 260 euros por champan Moët & Chandon Ice Impérial.

Por último, en esta vivienda los encargados del registro de la misma detectaron 0,9 gramos de cocaína que tenía un valor de 54 euros, 20 botes de Anavar que suman la cantidad de 1.200 euros y otros 20 de Dianabol con un valor de 700.

Como nota curiosa, en esta operación llevada a cabo en la vivienda del encartado, se encontraron dos medallas con distintivo blanco al mérito policial que habían concedido al presunto agente corrupto durante su carrera en el CNP.

Lujo.

En cuanto a los vehículos que tenía el matrimonio en el momento de la detención, los investigadores hicieron constar que Fermín tenía un Mercedes C30, un todoterreno Audi Q7 y una moto Honda CBR 600F, mientras que su esposa conducía un Mercedes C220.

También llevaron a cabo un registro exhaustivo en el domicilio de la madre del acusado en la calle Carvajal, otro en un trastero situado en Pasito Blanco y también en la embarcación Polaris I de su propiedad que tenía atracada en dicha localidad sureña.

Registraron posteriormente las oficinas del Deutsche Bank, donde trabajaba su esposa –también investigada–, pero no hallaron nada de interés.

Los investigadores responsables de la Operación Fermín no solo vieron refrendado el alto tren de vida que llevaba el investigado a raíz de las pertenencias que encontraron en los registros, sino que fue evidente desde que comenzaron a realizarle seguimientos más de un año antes. Era habitual verlo en hoteles de lujo, villas de alto standing en el sur de la isla, con relojes y ropas de marca, comiendo en los mejores restaurantes de la isla o de viaje en cruceros de primer nivel, todo ello sin ningún tipo de tapujos a la vista de los investigadores.

Incorporan a la causa al Platanito.

El instructor decidió incorporar a este procedimiento la causa que investiga por tráfico de drogas a Evaristo José P. M. alias el Platanito, que fue detenido el 5 de febrero de 2019 tras huir de un control policial –presuntamente– con droga en su coche. En ese accidente murió una persona.