Crimen de Lomo Magullo

El acusado: «Oye, yo maté a mi novia»

13/09/2019

La Fiscalía califica como asesinato el crimen de Lomo Magullo. Víctor Ayose G. G. acabó con la vida de su expareja en 2017 y se enfrenta a 22 años de cárcel. La asfixió, empaquetó su cuerpo y lo metió en el maletero del coche para enterrarlo.

ETIQUETAS:

La Fiscalía Provincial de Las Palmas ha calificado como asesinato el crimen de Lomo Magullo, que sentará próximamente en el banquillo a Víctor Ayose G. G. acusado de haber acabado con la vida de la que había sido su pareja sentimental, Yurena López. El Ministerio Público interesa una condena de 22 años de prisión por el delito de asesinato, con las circunstancia agravantes de parentesco y por razones de género y la atenuante simple de confesión.

Según el escrito de acusación formulado por la fiscal delegada de la Sección de Violencia sobre la Mujer, María Luisa Ordóñez de Barraicua, Víctor Ayose G. G. estranguló en marzo de 2017 a la que fue su novia hasta causarle la muerte. Luego, presuntamente, contó con la ayuda de su amigo José Manuel H. S. para empaquetar el cuerpo con bolsas de plástico y cinta americana con la idea de enterrarlo en un solar de Lomo Magullo, por lo que lo introdujeron en el maletero del coche del presunto asesino que, posteriormente, se arrepintió y confesó los hechos antes de llevar a cabo su macabro plan.

Al presunto cómplice la Fiscalía Provincial le pide una condena de tres años de prisión por el delito de encubrimiento.

Los hechos.

Según el relato de hechos desarrollado por la fiscal María Luisa Ordóñez de Barraicua, Víctor Ayose inició una relación de pareja en 2015 con Yurena de Las Nieves López, con quien, al poco tiempo, comenzó a convivir en la casa de sus padres en Lomo Magullo (Telde).

La fiscal acusa a su presunto cómplice José Manuel H. S. por el delito de encubrimiento y pide para él una pena de tres años de prisión

Tiempo después, la fallecida no quiso continuar «la relación sentimental que mantenía con Víctor Ayose», y «deseaba marcharse del domicilio de los padres de éste e independizarse», según la fiscal. Sin embargo, Yurena «retrasó su marcha por temor a que Víctor Ayose pudiera causarle algún mal, dado el control al que se sentía sometida». Por este motivo, hasta que no tuvo un lugar en el que poder vivir, «no dio el paso de comunicarle a Víctor Ayose su decisión». Finalmente, entre los días 26 y 28 de marzo de 2017, Yurena le comunicó a Víctor Ayose «su decisión de terminar la relación sentimental que mantenían y marcharse del domicilio en el que ambos convivían». Eso sí, Víctor Ayose, le pidió que no se marchase hasta el 3 de abril, para «poder asimilar la situación», y Yurena aceptó.

Pues el 31 de marzo de 2017, Víctor Ayose, «al no aceptar la ruptura de la relación sentimental ni que Yurena se marchase definitivamente del domicilio», entre las 10.00 y la 11.00 de la mañana, estando ambos en el dormitorio, discutió con la víctima, la empujó sobre la cama y «de forma totalmente sorpresiva y sin que Yurena se hubiera podido apercibir de sus intenciones, por lo que no tuvo posibilidad de defenderse, se colocó a horcajadas sobre ella». Posteriormente, al estar inmovilizada y sin posibilidad de defensa, «la agarró por el cuello con ambas manos y apretó con fuerza su cuello hasta asfixiarla».

Según la fiscal, el acusado actuó «con intención de causar la muerte a Yurena» o, en cualquier caso, «representándose que con tan peligroso acto, era altamente probable la causación de la muerte, pese a lo cual no cesó o interrumpió su acción, aceptando que la muerte se produjera». Víctor Ayose «causó la muerte de Yurena por el hecho de ser mujer, como acto de dominación, al no respetar su libertad de decidir poner fin a su relación», relata el escrito de acusación.

El acusado: «Oye, yo maté a mi novia»
Ayuda.

Tras lo sucedido, Víctor Ayose bajó supuestamente el cuerpo sin vida al garaje e introdujo el mismo en el interior del maletero de su coche. Después, «no supo cómo actuar» y se dirigió al domicilio de José Manuel H. S. en Telde para pedirle ayuda. A las 12.01 horas, el acusado se presentó en la casa de su amigo y le mandó un WhatsApp en el que decía «baja». José Manuel bajó, «se introdujo en el vehículo» y, una vez dentro, el acusado «le dijo que había cometido una locura, que había hecho daño a su novia y que no sabía qué hacer». Ambos se dirigieron a la casa de Víctor Ayose y, una vez allí, le dijo «oye, chacho, yo maté a mi novia».

José Manuel, a fin de ayudarle a deshacerse del cuerpo, «le indicó como hacerlo, así como le explicó que debía envolver el cuerpo con bolsas y cinta americana y luego enterrarlo». Ambos se marcharon a una ferretería en el vehículo con el cuerpo aún en el maletero y compraron dos rollos de cinta americana. Luego, Víctor Ayose llevó a José Manuel a su casa y fue de nuevo a su propio domicilio «dispuesto a deshacerse del cuerpo». Sin embargo, solo otra vez, «no pudo envolver el cuerpo», y regresó a casa del presunto cómplice «para que éste le ayudase a tal fin». Víctor Ayose fue a buscarlo y le envió un mensaje diciéndole «para que vieras un cachorro de bully». José Manuel bajó de nuevo y se marchó en compañía de Víctor Ayose al domicilio de éste «para terminar lo que habían iniciado». Así, ambos envolvieron el cuerpo de Yurena con bolsas de basura de plástico color azul, plástico verde, papel transparente tipo film, cinta americana, cinta de embalar y cinta de plástico negra, y lo introdujeron de nuevo en el maletero.

Luego, Víctor Ayose condujo a José Manuel otra vez a su casa y lo dejó para luego encargarse «de enterrar el cuerpo sin vida de Yurena». Cogió el coche y condujo hasta la finca propiedad de sus padres en Lomo Magullo llevar a cabo su macabro plan, pero una vez allí «no se sintió capaz y se marchó andando hasta su casa». Sobre las 18.15 horas llegó a su domicilio, y, al ver a su madre, «le contó que había matado a Yurena».

Acompañado por su madre, fue hasta una comisaria «donde contó a los agentes de la policía que había matado a su pareja y dónde estaba». José Manuel, al saber que Víctor Ayose se iba a entregar a la policía, «se dirigió a la comisaria para cerciorarse de que no le delatase», concluye el Ministerio Fiscal.

Antecedentes penales.

Los dos acusados en este procedimiento acumulan antecedentes penales. Por una parte, Víctor Ayose G. G. fue condenado por sentencia firme en 2016 por un delito de apropiación indebida. Mientras, José Manuel H. S. fue penado por un delito de conducción sin permiso, otro por robo con violencia o intimidación, por un delito de resistencia a agentes de la autoridad y por un delito de lesiones. Víctor Ayose fue detenido el 31 de marzo de 2017 y se halla en prisión preventiva desde el 3 de abril de 2017. Mientras, el presunto encubridor está en libertad con cargos.