Daniel Obedeanu se enfrenta a una pena que irá de los 10 a los 14 años

Culpable por el crimen en Guanarteme

    Cargando reproductor ...
14/03/2018

El jurado popular ha declarado culpable de homicidio sin atenuantes ni agravantes al ciudadano rumano Gavrila Daniel Obedeanu, tras considerar probado que acabó con la vida de su paisano Felix Baiaram a puñetazos en unos hechos ocurridos en julio de 2016. El fiscal ha solicitado 14 años de prisión para el acusado y su defensa la pena mínima de 10.

ETIQUETAS:

El tribunal popular declaró probado en la lectura de su veredicto que, sobre las 00.20 horas del 26 de julio de 2016, el acusado Daniel Obedeanu, que pocos días antes había salido del Centro de Internamiento para Extranjeros, se encontraba con su exnovia –con la que tenía una orden de alejamiento– en la calle Simancas, esquina con Perú, del barrio capitalino de Guanarteme, ambos en compañía de su compatriota Félix Baiaram.

Por razones no aclaradas en el transcurso de la prueba, «pero en íntima conexión con la creencia por parte del acusado de que entre su expareja María Raducan y el citado Félix Baiaram pudiera haber existido una relación de índole sexual, se produjo una violenta discusión entre ambos varones», mientras caminaban por la citada vía.

Durante la discusión, el jurado consideró probado que «el acusado golpeó con fuerza el rostro de Félix Baiaram, cayendo éste último al suelo, impactando su cabeza en la calzada, lugar donde quedó tendido, aprovechando en ese momento el acusado para colocarse sobre la víctima y con la finalidad de acabar con su vida, le golpeó con los puños, repetida y severamente la zona de la cabeza, cesando en su ataque sólo cuando María Raducan se interpuso entre ambos». Este punto desmonta la tesis de la defensa que argumentaba que sólo se había producido un golpe, en defensa propia, y que luego Daniel Obedeanu intentó reanimarle con varios cachetones. La víctima estuvo ingresada en el hospital en coma cerebral irreversible y falleció como consecuencia de las lesiones producidas por el acusado el 26 de septiembre de 2016, justo dos meses después del ataque.

El veredicto emitido ayer en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial ha declarado al acusado culpable de homicidio por unanimidad y no ha aceptado ninguna de las alegaciones de la defensa sobre su supuesto estado de embriaguez, una hipotética reacción en defensa propia o una infección en el hospital como causa principal de la muerte.