Cadena perpetua por violar a 4 niños, entre ellos su propia hija

26/05/2020

Un tribunal alemán condena a vivir el resto de su vida internado en un psiquiátrico a un pederasta que forzó a pequeños con edades de entre uno y cuatro años.

Bastian S., de 27 años, pasará seguramente el resto de su vida encerrado en un psiquiátrico de alta seguridad. Un tribunal de la localidad alemana de Kleve le condenó este martes a diez años de cárcel y ordenó su ingreso en régimen permanente en un hospital para enfermos mentales por la violación sistemática de menores y la difusión de esos actos en una red de pederastas por internet. Sus víctimas fueron cuatro niños de entre uno y cinco años de edad, entre ellos su propia hija, de tan solo un año.

«Cambió el papel de protector por todo lo contrario y lo aprovechó despiadadamente, ya que los pequeños estaban completamente indefensos», señaló la Fiscalía al término del proceso. Durante las sesiones judiciales el acusado confesó haber abusado sexualmente en treinta ocasiones de su hija, su hijastro y una sobrina, casos de los que existen pruebas gráficas y vídeos, pero la acusación pública presume que fueron cientos las veces que Bastian S. cometió ese tipo de crímenes.

«Si algún día queda en libertad es sólo cuestión de tiempo que vuelva a suceder algo igual»

Un peritaje de los forenses psiquiátricos fue determinante para que el juez ordenara su internamiento de por vida en un sanatorio de alta seguridad. «Si algún día queda en libertad es sólo cuestión de tiempo que vuelva a suceder algo igual», advirtió el experto.

Red internacional

El acusado no mostró durante las conversaciones con los psiquiatras ningún tipo de empatía con sus propios hijos y el resto de los menores, señalaron los peritos durante el proceso celebrado en Kleve, en el Estado federado alemán de Renania-Palatinado. La sentencia dictada por el tribunal fue más dura aún que la solicitada por los fiscales. Incluso la defensa había reconocido la gravedad del caso y la peligrosidad de su cliente al solicitar la prisión permanente revisable, que en el caso de los pederastas de alto riesgo equivale en Alemania a una cadena perpetua.

Bastian S. es el primero de los condenados tras la desarticulación de la llamada red de Bergisch Gladbach, un foro de internet en el que pederastas intercambiaban fotos y vídeos de sus abusos. Una red con más de un millar de abonados en todo el mundo, de los que más de 70 fueron detenidos en regiones de toda Alemania el pasado otoño.

Técnico informático y soldado profesional del Ejército federal, el ya condenado reconoció durante el juicio que había abusado de su hija e hijastro junto a Jörg L., uno de los presuntos cabecillas de la red. Los miembros de la misma son perseguidos todavía por la Policía, que debe analizar ingentes cantidades de datos para localizarlos.