Tribunales

Ante el juez al traer hachís por el muelle de San Cristóbal

    Cargando reproductor ...
04/06/2019

La Fiscalía Provincial de Las Palmas ha formulado acusación contra 27 personas que integraban presuntamente una banda criminal que se dedicaba al narcotráfico y que, en uno de sus muchos golpes, trató de introducir por el muelle pesquero de San Cristóbal un cargamento de 1.365 kilos de hachís valorado en casi dos millones y medio de euros. Este grupo estaba liderado por Ariel B. D. un viejo conocido para los grupos antidroga de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

El fiscal Miguel Pallarés interesa penas que van desde los cuatro años de cárcel hasta los diez años y el pago de más de seis millones de euros en multas en la mayoría de los procesados en esta operación llevada a cabo por la Policía Nacional y que aún no tiene fecha para el juicio.

Esta presunta banda criminal se dedicaba a introducir hachís en las islas desde Marruecos para, posteriormente, distribuirla por Gran Canaria. Liderados por un histórico narco canario, introducían importantes cargamentos –se estima que unas 10 toneladas al año– gracias a una clara y férrea estructura que les permitía alijar la droga con seguridad y rapidez. Posteriormente, transportaban la droga entre islas, utilizando el sistema de envíos por grupaje en empresas de paquetería donde camuflaban la droga.

En la capital.

La principal operación efectuada contra este grupo criminal fue la llevada a cabo en la capital grancanaria. Según la Fiscalía, la banda encabezada por Ariel B. D. y con la ayuda de su padre Juan José B. M., Ayoze S. R., Jonathan Salvador G. A. y Carlos Benjamín G. V., junto con otros más, fueron sorprendidos la madrugada del 26 de enero de 2018 cuando se disponían a recuperar el hachís que traían en una barca procedente de Marruecos y que había atracado en el muelle pesquero de San Cristóbal.

La droga incautada a esta banda liderada por Ariel B. D. tenía un valor de 2,4 millones de euros

Desde unos días antes, Ariel y su grupo más estrecho de colaboradores venían realizando labores de vigilancia y control de la zona para evitar problemas y comprobaron que en la zona del Tritón no había nadie al igual que en las inmediaciones del puerto pesquero.

El día del desembarco, dos vehículos todo terreno que se iban a emplear en el alijo se situaron en lugares cercanos del muelle de manera que cuando se iniciara la operación pudieran aproximarse a la zona en pocos segundos. Desde que se divisó una embarcación que se dirigía al muelle, los coches fueron a la rampa y varios de los acusados ubicaron algunos vehículos en lugares estratégicos de manera que impedían el paso a la zona.

A continuación, atracó la embarcación en la rampa del muelle, los vehículos se acercaron y un grupo de personas corrió hasta la zodiac para desembarcar la mercancía. Fue en ese momento cuando fueron sorprendidos por la Policía Nacional. Al percatarse de ello, unos huyeron a la carrera, otros se arrojaron al agua o al suelo y alguno se escondió entre las rocas. El cabecilla Ariel B. D. salió corriendo hacia el coche antes de ser detenido, Juan José B. M. escapó a su domicilio, donde fue detenido y en el muelle o en sus inmediaciones fueron apresados los restantes miembros de la banda.

El hachís aprehendido en el Muelle de San Cristóbal arrojó un peso bruto de 1.532 kg y un peso neto de 1.365,97 que tenía un valor de venta de 2.467.465 euros.

Ante el juez al traer hachís por el muelle de San Cristóbal
Realizaron más operaciones delictivas.

Modus operandi. El hachís procedente de Marruecos se desembarcaba en Lanzarote o Fuerteventura y, posteriormente, se trasladaba hasta Gran Canaria o Tenerife. En estos casos participaba el acusado, Mohamed S. F., quien alquilaba un vehículo en el que cupiera la mercancía. Seguidamente la recepcionaba y llevaba hasta una empresa transportista, generalmente Darga Express, y la enviaba a Gran Canaria para recibirla él mismo días después.

Vía transportistas. El 15 de noviembre de 2017, el acusado entregó en Darga Express siete bultos para su traslado a Tenerife y el día al día siguiente entregó seis bultos más. La primera entrega fue intervenida por la policía y arrojó un peso de 202 kg. de hachís tasados en 336.400 euros, mientras que en Fuerteventura se aprehendieron otros 176 con un valor de 314.200 euros. Las huellas de Adelhamid E. M. estaban en ambos cargamentos de droga.

Captura. La investigación permitió descubrir a otros grupos delictivos. Así, en junio de 2018 un grupo organizado quiso hacerse con droga que iba a ser enviada desde Fuerteventura hasta Tenerife. Tras una ardua investigación, la policía halló en el interior de una furgoneta 13 paquetes que arrojaron un peso de 371 kg. de hachís con un valor de venta de 628.000 euros. Dos de los detenidos hirieron a dos agentes que participaron en la operación de captura de esta banda.

Ante el juez al traer hachís por el muelle de San Cristóbal
La petición de penas.

El fiscal Miguel Pallarés interesa para los encausados las siguientes penas. Para Ariel B. D. y Juan José B. M., diez años de prisión y el pago de seis millones de euros de multa cada uno, la misma pena de cárcel que para Brahim M. E. O. y Abdelhamid E. M., aunque éstos tendrían que abonar millón y medio. Siete años y seis millones para Xerach Q. H., mientras que para Ayose S. R., Jonathan Salvador G. A., Diógenes Vicente S. R. y Carlos Benjamín G. V., pidió seis años y seis millones de euros. Moussa O. y Adil A. B. se enfrentan a seis años y millón y medio de multa y, por su parte, el grupo formado por José Francisco G. B., Elvis Jesús A. H., Ayose Miguel M. A., Giovanni S. S., Adriel R. S., Carmelo José P. R., Youssef Z., Youssef H., Abdelkader B. y Santiago Ramón T. H. podrían ser condenados a cinco años de prisión y multa de seis millones cada uno. El mismo tiempo de pena privativa de libertad pero con una multa de dos millones pide la Fiscalía para Marcos Jesús H. S., José Francisco R. P. y Carlos E. B. En el caso de José Yeray S. C. y Mohamed S. F. serían cinco años y 1,5 millones y, por último, Miguel Ángel C. R. se enfrenta a cuatro años y el pago de 20.000 euros.