Tribunales

Al banquillo por descargar cocaína de un contenedor en el Puerto de La Luz

02/06/2020

La Audiencia Provincial celebra desde hoy un juicio que acusa a tres personas –entre ellas un estibador– de tráfico de drogas. La Fiscalía les pide penas de nueve años, multas e inhabilitación

La Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Las Palmas volverá a celebrar un juicio en plena desescalada. Esta vez, la vista presidida por el magistrado Emilio Moya sentará en el banquillo a tres acusados de haber recogido un alijo de cocaína que había llegado desde Brasil a Gran Canaria a bordo de un buque de contenedores.

El Ministerio Fiscal considera que los procesados son autores de un delito contra la salud pública (trafico de drogas) en la modalidad de sustancia que causa grave daño a la salud, por lo que interesa para cada uno una pena de nueve años de prisión, multa de 5.000 euros e inhabilitación para desarrollar profesión, oficio o actividad relacionada en el interior de zonas portuarias y aeroportuarias y con el transporte de mercancías por el tiempo de la condena, ya que uno de ellos trabajaba de estibador.

Hechos.

Según la Fiscalía, los acusados acordaron presuntamente con personas no identificadas adquirir cocaína que les sería enviada desde Brasil hasta Las Palmas de Gran Canaria donde los procesados la distribuirían entre terceras personas.

El 7 de junio de 2019 arribó al Puerto de La Luz y de Las Palmas, a bordo del buque MSC Ajaccio, un contenedor en cuyo interior se hallaban camuflados entre sacos de azúcar, dos que contenían la cocaína, con un peso de 56,05 kilogramos, un 82,58% de riqueza media y valorada en 2.197.927 euros.

El contenedor fue ubicado inicialmente por Opcsa en un segundo piso, lo que les complicaba la descarga de la mercancía. De esta forma, el 9 de junio entre las 14.38 y 15.27 horas, Mario Israel D. S., estibador del puerto y operario de una transtainer, procedió a recolocar los contenedores hasta colocar el que tenía la cocaína a la altura del suelo, facilitando así la rápida retirada de la droga por parte de sus supuestos compinches. Sobre las 16 horas del día 10, Julio César P. P. accedió a la terminal Opcsa al volante de un camión de Transporte Castero donde trabajaba. Estaba acompañado de Alejandro C. D. y otro desconocido, se desplazaron hasta el contenedor y aparcaron a su lado. Alejandro descendió del camión y, tras romper el precinto, extrajo los dos sacos previamente marcados que contenían la cocaína. Antes de que Alejandro y Julio César «culminaran su cometido y pusieran la droga a buen recaudo», según el fiscal, la policía portuaria detuvo al segundo de ellos e incautaron la mercancía.

La sala, preparada y totalmente segura.

Esta vista oral estará dividida en dos sesiones que tendrán lugar hoy y mañana miércoles a partir de las 9.45 horas. La sala de vistas está totalmente adaptada a la nueva normalidad impuesta por la crisis del coronavirus, es decir, con mamparas de protección en las zonas donde estará situado el Tribunal y las partes y con unas sillas para público perfectamente distanciadas entre sí. Comparecerán nueve testigos, policías y peritos.