Los sindicatos piden el cese de su directora y la subdirectora

Aguas revueltas en Medicina Legal

13/04/2018

Los sindicatos han exigido a la Dirección General de Relaciones con la Administración de Justicia el cese de María José Meilán y Eva Bajo como directora y subdirectora del Instituto de Medicina Legal (IML) de Las Palmas, un hecho que podría producirse en las próximas fechas. Gobierno y sindicatos han convocado una mesa de trabajo.

Las aguas bajan revueltas en el Instituto de Medicina Legal de Las Palmas. Los sindicatos UGT, Cobas e Intersindical Canaria han pedido al Gobierno autónomo el cese inmediato de su directora y subdirectora, María José Meilán y Eva Bajo, después de que se hayan conocido las conclusiones de una evaluación específica de riesgos psicosociales que se realizó a finales del pasado año entre los empleados del IML y que cuestionan sus capacidades de gestión.

Según Magdalena Felipe, delegada de prevención de Intersindical Canaria Justicia, han pedido el cese inmediato de Meilán y Bajo y además, han solicitado «con carácter urgente que se tomen las medidas disciplinarias que puedan recaer sobre la directora y subdirectora del IML», dijo Felipe.

Aunque aún no hay un pronunciamiento oficial al respecto, fuentes del Ejecutivo apuntan a que Meilán y Bajo podrían ser relevadas de sus cargos si la Consejería de Presidencia, Justicia e Igualdad estima la propuesta de cese que podría haber formulado la Dirección General de Relaciones con la Administración de Justicia autonómica tras las quejas realizadas por los sindicatos del sector.

Por el momento, la primera decisión que ha adoptado el director general Cesáreo Rodríguez es la de convocar para el martes una mesa de trabajo en la que se sentarán junto a los sindicatos para abordar esta problemática.

En el caso de que se llevara a cabo el cese de sus cargos de las forenses María José Meilán y Eva Bajo al frente del IML y al tratarse de puestos de libre designación, se tendría que realizar una convocatoria pública para las dos vacantes y sería en última instancia el consejero José Miguel Barragán el encargado de designar sus sustitutos.

Faltas de respeto

El informe elaborado por Quirón Prevención detecta en el IML una elevada cantidad de trabajo, que provoca estrés, tensión y conflictos entre los empleados, además de la falta de equidad en la distribución de las tareas y el sistema establecido de duración de las guardias y del tiempo posterior de descanso.

También, los empleados especifican que no pueden participar en las decisiones y procedimientos relacionados con las funciones de sus puestos de trabajo.

A su vez, las entrevistas detectan quejas en cuanto a estilos de supervisión inadecuados por parte de la dirección/subdirección, formas de comunicación muy poco adecuadas con faltas de respeto que generan conflictos y redundan en la eficiencia del servicio y bajas laborales por trastornos afectivos. Se refiere también a un trato hostil, amenazante y de hostigamiento psicológico por parte de la dirección a los médicos.

Se hace mención en el documento a incumplimientos de la reglamentación al estar ocupadas las jefaturas de servicio por parte del personal interino.

Determina que hay mala relación entre los compañeros del IML fruto del estilo de mando de María José Meilán y Eva Bajo, que promueve el mal ambiente, la falta de equidad y las discriminaciones laborales.

El estudio concluye que los puestos más afectados por estos problemas en el Instituto de Medicina Legal de la provincia de Las Palmas son los de médico forense y trabajadora social/psicóloga.

Adoptar medidas

El director general de Relaciones con la Administración de Justicia, Cesáreo Rodríguez, afirmó que «hemos recibido documentación de varios sindicatos pidiendo el cese de la directora y subdirectora del IML y hemos convocado una mesa con ellos para tratar este asunto», dijo. «El informe realizado es un elemento importante para adoptar medidas, pero no se usa para expedientar a nadie, sino para proteger la salud de los trabajadores», apuntó.