Tribunales

Abusaban de menores en una casa de la calle Agustina de Aragón

07/12/2019

Este lunes se sentarán en el banquillo cuatro adultos acusados de haber abusado sexualmente de forma continuada de menores en la capital grancanaria. Por estos hechos, la Fiscalía pide penas que van desde los cuatro años y seis meses de prisión a los 33 años de cárcel, aunque está previsto que las partes lleguen a un acuerdo de conformidad.

Según el relato de los hechos formulado por el Ministerio Público, Jesús D. S., Samuel M. L., Karim C. G. y Natanael G. L., frecuentaban en 2016 una casa terrera en la calle Agustina de Aragón de la capital grancanaria, donde era frecuente que consumieran sustancias psicotrópicas y estupefacientes.

Los acusados contactaban en 2016 con menores de edad a las que invitaban a la casa antes mencionada, ejecutando con ellas «actos de naturaleza sexual» entre los que hubo, entre otras conductas, penetraciones vaginales y felaciones. Incluso, la acusación relata como en una ocasión varios de los procesados ataron a las menores, «tapándoles la boca con cinta adhesiva y llegando a golpear con un látigo en una suerte de juego sadomasoquista» grupal, según el fiscal.

Practicada la entrada y registro judicial en la casa terrera de la calle Agustina de Aragón, fueron hallados diversos efectos procedentes de la sustracción con empleo de fuerza, acaecida entre el 19 y el 20 de enero de 2017 en las oficinas de la instalación deportiva García San Román, de Ciudad Alta, «sin que exista constancia de la participación de ninguno de los procesados en su ejecución, ni tan siquiera conocimiento del origen ilícito de los mismos», añade la Fiscalía.

Peticiones.

Por estos hechos, el Ministerio Público interesa que Karim C. G. sea condenado a 22 años de prisión, mientras que a Jesús D. S. le pide una pena de 33. Mientras, Natanael G. L. se enfrenta a nueve años de cárcel y Samuel M. L. a cuatro años y seis meses. Esta parte también solicita indemnizaciones a las víctimas que van desde los 20.000 euros a los 2.000 en concepto de daños morales a consecuencia de dichos abusos sexuales.