La Sala censura que se privara al acusado de un intérprete en su detención, pero le exculpa por las contradicciones de la chica

Absuelven al acusado de la violación en Taurito

23/12/2017

La Sala ha absuelto al alemán que se enfrentaba a 10 años preso, acusado de violar a una joven húngara en Taurito. La Sala no sólo aprecia la lesión de los derechos del acusado cuando no se le facilitó íntérprete; ver contradicciones insalvables en el relato de la joven.

ETIQUETAS:

La Sección Sexta de la Audiencia de Las Palmas notificó ayer la sentencia que absuelve al joven alemán Patrick Bohme, de 26 años recién cumplidos, del delito de agresión sexual que le imputaba el Ministerio Fiscal, referido a su supuesto ultraje a una joven húngara en la playa de Taurito en la madrugada del 21 de septiembre de 2015, denunciada por un amigo de la presunta víctima.

El Tribunal no sólo aprecia una grave lesión a los derechos del acusado cuando, en su comparecencia como detenido en el puesto de la Guardia Civil de Puerto Rico, no se le facilitó un intérprete de su idioma que le explicara con claridad la acusación y tradujera con fidelidad su relato, sino que también entiende que el relato de la presunta víctima presenta «contradicciones y discordancias» que no logran superar la duda ni traspasar la presunción de inocencia del acusado. Quizás el más grave sea que la joven le dijo al médico que la atendió en primera instancia que la habían violado en la habitación de su hotel, para minutos después cambiar su relato y asegurar que había sido en la playa.

En tribunal declara probado que, tras conocerse en una discoteca de Puerto Rico el 21 de septiembre de 2015, la joven de 20 años, que realizaba prácticas de hostelería y el acusado, de vacaciones en la isla, «salen juntos y se dirigen a la playa, donde permanecen 20 minutos. Transcurrido este tiempo»; detalla, ella «regresa mojada a la discoteca, donde se encuentra con sus amigos, a quienes cuenta, disgustada, que había sufrido una agresión sexual. Uno de ellos denuncia el hecho a la Guardia Civil.

Añade la sentencia que la joven presentaba tras los hechos «pequeñas lesiones, ninguna de ellas reveladora de la existencia de agresión sexual» y subraya que Patrick Bohme «fue detenido por la Guarida Civil sin que se le tomara declaración con la asistencia de letrado ni con la asistencia de un intérprete de alemán».

Recuerda el Tribunal que desde el 27 de abril de 2015 España tiene transpuesta en su ordenamiento jurídico la directiva del Parlamento y del Consejo de Europa que proclama como fundamental el derecho del detenido a la traducción de textos esenciales para su defensa a su idioma, y recuerda que, como quedó claro en el juicio, a Bohme no se le facilitó un traductor cuando llegó detenido al puesto de la Guardia Civil en Puerto Rico, de forma que apenas pudo entender que le detenían con algo relacionado con una «chica» y una «noche». La Sala admite que efectivamente hubo una lesión grave de derechos, pero, matiza, «no parece proporcionado declarar la nulidad de todo el proceso, cuando existen otros derechos en juego».

Entrando a valorar la prueba de cargo, la Audiencia concluye que no cumple con los requisitos exigidos para apuntalar una sentencia condenatoria, ante las a juicio del tribunal numerosas contradicciones de la joven.