La lucha contra el coronavirus

Tomelloso, la ‘Wuhan manchega’, contabiliza una elevada cifra de muertes

17/04/2020

Un vendedor ambulante que viajó a un funeral a Vitoria fue quien extendió la enfermedad por la localidad y por buena parte de la provincia de Ciudad Real

Tomelloso, localidad de Ciudad Real de 36.000 habitantes, comienza a ser conocida como «la Wuhan manchega». Cerca de 160 vecinos de este municipio han fallecido por coronavirus desde que comenzó la crisis sanitaria. La alcaldesa, Inmaculada Jiménez, del PSOE, informó este viernes a los demás grupos políticos del consistorio del incremento de la mortalidad en Tomelloso «con datos del cementerio municipal, donde son enterrados los vecinos de aquí». Una puntualización que desbarata bulos como que centenares de personas habían muerto en esta ciudad en las primeras semanas de la pandemia.

No obstante, la alcaldesa reconoce la alta tasa de mortalidad de este municipio que se convirtió, sin quererlo, en foco transmisor de la enfermedad. Y esto a pesar de que el 9 de marzo, antes de que se decretara el estado de alarma, se procedió a cerrar espacios públicos, precintar parques infantiles, suspender actos multitudinarios y restringir servicios municipales.

Un funeral y un vendedor ambulante

El origen del foco lo sitúa la Junta de Castilla-La Mancha en un vendedor ambulante de Tomelloso que a finales de febrero se desplazó a Vitoria para asistir al funeral de un familiar, el mismo sepelio que provocó otro foco en Haro (La Rioja). Según el Ejecutivo autonómico, unos días más tarde se sintió mal y acudió al médico pero no avisó de que había estado en ese entierro.

«Doce días estuvo yendo y viniendo de mercadillo en mercadillo y se calcula que pudo contagiar en total a entre 30.000 y 50.000 personas en toda la provincia», ha llegado a decir el presidente de esta comunidad, Emiliano García-Page. De hecho, la provincia de Ciudad Real concentra más de un tercio de los cerca de 16.000 infectados en Castilla-La Mancha y es la primera en número de fallecimientos: 708 de los 1.852 registrados en la región hasta este viernes. Más de 50 de esas muertes se produjeron sólo en la residencia de la «Fundación Elder», de Tomelloso, una de las investigadas por la Fiscalía por los posibles delitos de abandono, homicidio imprudente o maltrato, que fue intervenida por la Junta de Castilla-La Mancha en los primeros días de la pandemia.

Por todo ello, la alcaldesa reconoce que la imagen de Tomelloso se ha deteriorado. «Vamos a aprobar un plan de reactivación económica y también una campaña de promoción para que nos conozcan por otras cosas que tenemos para ofrecer», apunta Inmaculada López en referencia a sus bodegas, sus chimeneas industriales y sus museos dedicados a los aperos de labranza y a la obra del pintor local Antonio López Torres.