Tómate un Kit-Kat en tu trabajo

Las empresas deben abandonar la idea de que los mejores candidatos para sus vacantes son aquellos que tienen una trayectoria perfectamente ordenada, lineal y ascendente.

ONNEXA LOPETEGUI Las Palmas de Gran Canaria

Lejos quedan los días en los que un empleado ejemplar era aquel que con 20 años entraba a trabajar en una empresa, y si todo iba bien, ahí se quedaba hasta que llegara su jubilación. Si había sido un empleado bueno y leal habría conseguido promocionar, y su éxito dependía, en gran medida, de que la empresa prosperara. El sueño idílico de un baby-boomer, y una pesadilla claustrofóbica para las generaciones posteriores.

¿Cuál es la situación actual?

Hoy en día se espera que una persona viva distintas experiencias, para que se desarrolle a todos los niveles posibles. Cambiar de trabajo cada cierto número de años es normal e incluso recomendable, porque lo habitual es que estos cambios vayan acompañados de un mayor rango, más responsabilidad o más salario. Atención: cambiar constantemente de trabajo indica todo lo contrario, en Dream Team Executive Search los denominamos «saltimbanquis» y denota falta de foco y compromiso cuando menos.

Hay muchas razones por las que realizar una pausa profesional

Sin embargo, un cambio de empresa no es la única razón por la que una persona puede necesitar parar. Un año sabático para darle la vuelta al mundo, la necesidad de cuidar de unfamiliar que ha enfermado, realizar un máster o especialización para potenciar un futuro avance profesional, o simplemente renunciar a un trabajo que no nos hace felices y necesitar de un tiempo para recuperarse y pensar… Las razones por las que podemos querer interrumpir una trayectoria perfectamente lineal son infinitas.

¿Cómo afecta tu tiempo de inactividad en un proceso de selección?

Para los consultores de selección, saber qué ha sucedido durante esos parones en tu carrera es de gran ayuda. Además, dependiendo de los motivos de esa pausa, los profesionales de Recursos Humanos entendemos que se han podido adquirir ciertas habilidades o competencias.

Desde las más obvias, como realizar una estancia en el extranjero para perfeccionar un idioma, a otras más sutiles, por ejemplo, después de una excedencia para cuidar a un bebé, se puede desarrollar la responsabilidad, la paciencia, o el deseo de estabilidad en un puesto de trabajo.

LinkedIn se apunta a esta tendencia

La red de contactos profesionales por excelencia, LinkedIn, lo sabe y por eso recientemente ha introducido una nueva herramienta: Career Breaks. Esta funcionalidad permite a los usuarios explicar qué ha sucedido durante ese lapso en el que no estaban trabajando e incluso enumerar las habilidades que se han desarrollado durante ese periodo.

Las opciones entre las que se puede elegir son las siguientes: duelo, cambio de profesión, cuidado de un familiar, cuidado de hijos/as a tiempo completo, año sabático, despido o reducción de personal, salud y bienestar, metas profesionales, crecimiento profesional, traslado, jubilación, viaje o voluntariado.

Conclusión

Sería muy pretencioso pensar que todas las pausas son forzadas, ya que muchas veces nada tiene que ver con el desempeño laboral. Descartar directamente a estas personas significaría dejar de lado a un segmento de los profesionales, probablemente con un alto grado de madurez personal, sin darles siquiera la oportunidad de explicarse.

No todas las competencias se aprenden en horario laboral, no todos los trabajos nos hacen felices, mejores o crecer. Así que la próxima vez que tengas ganas de parar tu vida profesional para pensar, aprender, o experimentar algo nuevo, di que sí. ¡Tómate un Kit-Kat!