Cada vez más jóvenes canarios en casa de sus padres: solo el 14,5% está emancipado

El porcentaje es 1,2 puntos menor al de 2020. La precariedad laboral y el coste de la vivienda lastran el objetivo de independizarse

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

La juventud canaria tiene cada vez más difícil independizarse y vivir fuera de la casa familiar. La precariedad laboral, con sueldos bajos, unida a la carestía de la vivienda lastra el objetivo de emanciparse, algo que solo había logrado el 14,5% de la población joven de las islas a finales de 2021. El año anterior el porcentaje se situó en el 15,7%.

El archipiélago es la quinta comunidad con la menor tasa de emancipación juvenil, un punto por encima de la media estatal, según el informe elaborado por el Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud de España (CJE) y presentado este jueves.

Según el estudio, el perfil medio de la persona joven emancipada no es tan joven, ya que tiene 29 años, cuenta con un salario un 28% superior al resto, contrato indefinido y estudios superiores terminados.

El informe destaca que a mediados de 2018, las personas jóvenes de Canarias presentaban una tasa de emancipación residencial superior a la media del conjunto de España y ha bajado hasta situarse como la quinta comunidad autónoma con el dato más bajo.

«Las condiciones de acceso al mercado de trabajo para la población de las islas no eran en 2021 muy alentadoras», señala el informe, con una tasa de paro del 29,7%, por el 23,6% en España, «y la temporalidad era muy habitual, superando el 60%, tras aumentar más de doce puntos en tan solo un año».

El informe considera además «muy sintomático» que una de las categorías laborales que más aumentaron en 2021 entre la población joven canaria fue la que correspondía a las «ocupaciones elementales», que agrupa los puestos de trabajo no cualificados.

En su análisis sobre el archipiélago, el estudio del observatorio destaca que «tampoco era muy favorable para las posibilidades de que una persona joven pudiera emprender su proyecto vital que Canarias fuer a la segunda comunidad autónoma con un mayor riesgo de pobreza y exclusión social entre la población de 16 a 29 años y que la renta media de las viviendas libres en alquiler, el régimen de tenencia mayoritario entre las personas jóvenes que lograban emanciparse, se encareciera un 5,32 % en tan solo un año».

Los sueldos no aumentan

El documento, publicado en la víspera del Día Internacional de la Juventud, pone de manifiesto a nivel estatal que «la precaria» recuperación del empleo no ha ido acompañado de un aumento de los sueldos de los jóvenes trabajadores que consiga reducir «la brecha» entre los altos precios de la oferta de vivienda y la poca renta disponible de quienes la demandan.

De reducirse esta brecha, apunta el informe –presentado por la presidenta del CJE, Elena Ruiz Cebrián, y el coautor, el sociólogo Joffre López– mejoraría la tasa de emancipación juvenil, según informa Efe.

El informe abunda en que 2021 cerró con los tipos de interés en «mínimos históricos» y con un descenso del precio medio del alquiler en un 8,5%, condiciones que podían augurar una mejora del acceso a la vivienda, pese a ello, un joven español tiene que dedicar 3,8 veces su salario neto anual para afrontar la entrada de una hipoteca para la compra de la vivienda media del mercado inmobiliario (170.000 euros). Y en cuanto al alquiler, el coste medio era de 848 euros mientras que los jóvenes solo pueden asumir una cuota de 320 euros «sin caer en el sobreendeudamiento».

Sí ha habido un incremento de algo más de medio punto en la tasa de emancipación de los jóvenes de entre 16 y 29 al pasar del 14,9% en la primera mitad de 2021, la más baja del siglo, al 15,6 en los últimos seis meses de ese mismo año. Es una proporción prácticamente igual a la que había a finales de 2020 (15,8%) pero «muy lejos» del 25% alcanzado entre 2006 y 2010 y aún por debajo de las de 2019, antes de la pandemia del coronavirus, cuando el 18,7% de la juventud había conseguido emanciparse.

Brecha de género

Los datos de 2021 muestran «una gran brecha de género», dijo Ruiz Cebrián, en términos socioeconómicos y si la emancipación residencial es mayor entre las jóvenes (18,5%) que entre hombres (12,7%), la forma de hacerlo es diferente: las mujeres que se emancipaban en solitario suponían solo el 13,8%, la mitad que los hombres que vivían en hogares unipersonales (26,7%). Esta menor emancipación en solitario puede deberse, según el informe, a la mayor precariedad laboral de las mujeres.

Pocos ninis y muchos «sisis»

El informe también revela que la población joven inactiva en la segunda mitad de 2021 era el 47,6% de la juventud, de los que el 89,7% lo era por encontrarse estudiando, la cifra más alta de la serie histórica, destaca Efe.

Solo el 2,4 % de la juventud inactiva se encontraba, a su vez, sin estudiar y «frente a este pequeño porcentaje de ninis» destaca el «elevado de sísis», aquellos que trabajan y estudian, quienes suponen el 32,5% de los jóvenes con empleo, seis puntos más que en el último trimestre de 2019.

El Consejo de la Juventud de España ha insistido en sus reivindicaciones de priorizar a la juventud en la agenda pública, poniendo en marcha políticas a medio y largo plazo hacia este colectivo que cambien «de verdad» la situación.